EU busca diseños para instalar una central nuclear en la Luna y Marte en 2027

Por el momento, las energías renovables no serán suficientes para abastecer de energía a los primeros astronautas que vivan durante un tiempo en la superficie de la Luna y Marte en las futuras misiones espaciales.

La Luna vuelve a ser el objetivo de la NASA, después vendrá Marte. Hasta ahora los astronautas que han pisado la superficie del satélite han pasado muy poco tiempo allí, pero… ¿cómo van a abastecerse si quieren pasar más de una semana en la roca vecina?

El Departamento de Energía de Estados Unidos ha estado discutiendo durante décadas sobre este tema, aunque las energías renovables como los paneles solares son de gran utilidad, tienen limitaciones y no son suficientes. Por eso buscan propuestas para construir una central nuclear adaptada a las condiciones de la Luna y que sirva de igual manera para después ir a Marte.

Según el informe presentado, aquellas empresas que quieran aportar sus diseños deberán aportar una una salida de electricidad ininterrumpida de por lo menos de 10 kilovatios en el extremo de la interfaz de un cable de 1 kilómetro. El sistema FSP debe proporcionar 120 V.

El prototipo debe presentar una vida útil de diez años a plena potencia y debe poder empaquetarse para ir en cohete, llegando a pesar entre 2.000 y 3.000 kilos. También se requiere que la unidad se pueda conectar en el futuro a otras unidades, permitiendo formar así una planta de energía más grande.

Aseguran que, teniendo en cuenta las condiciones atmosféricas de la Luna, no será necesario instalar torres de enfriamiento lo que reducirá significativamente el tamaño de la centrar nuclear. Tendría el tamaño de una papelera para un despacho.

La ubicación de la base lunar en el Polo Sur impide que las placas solares generen la energía necesaria para la supervivencia de los astronautas y el combustible es demasiado pesado para llevarlo hasta la Luna. Estos son los motivos que han llevado a la NASA a volver a plantearse la necesidad de la energía nuclear.

De todos los que se presenten a este concurso, tres diseños pasarán la primera fase, los cuales recibirán financiación para construir un prototipo y realizar pruebas en la Tierra. El modelo ganador deberá ser igual de efectivo en la Luna y en Marte y deberá estar listo para el 31 de diciembre de 2026 antes de que los astronautas viajen a la Luna para vivir allí una año.

Fuente: computerhoy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *