Científicos descubren un nuevo mecanismo para retrasar el envejecimiento

Las células muertas de nuestro cuerpo contribuyen al envejecimiento y son responsables de muchas enfermedades, este nuevo tratamiento puede acabar con ellas

Investigadores de la Universidad de California San Francisco (UCSF) han descubierto un método que refuerza las células T asesinas naturales (NKT) de nuestro sistema inmunitario para que puedan acabar con las células responsables de los síntomas del envejecimiento.

Muchos científicos consideran el envejecimiento como una enfermedad más. Igual que buscamos tratamiento para la diabetes o el catarro, hacerse viejo es una patología que podría tener solución en unos años.

La senescencia es el proceso que sufren algunas células cuando su ADN está dañado y no pueden activar su proceso de autodestrucción. Estas células se quedan en nuestro organismo como si fueran zombis y contribuyen al envejecimiento y al desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad, como el alzhéimer, la diabetes o algunos tipos de cáncer.

Nuestro cuerpo tiene una defensa natural ante este fenómeno. Las NKT se encargan de vigilar y eliminar otras células que el cuerpo considera extrañas, incluidas las senescentes. El problema es que las NKT van perdiendo actividad con el paso del tiempo y no son capaces de realizar su trabajo eficientemente.

El equipo de la UCSF ha publicado un artículo en la revista médica ‘Med’ en el que describe cómo mediante antígenos lípidos se pueden reactivar las NKT para que sigan eliminando las células senescentes de nuestro organismo. Este método se ha probado en ratones con obesidad y con fibrosis pulmonar. Con los primeros, se comprobó que los niveles de glucosa mejoraron significativamente, mientras que en los otros se observó una reducción en el número de células deterioradas y que eran capaces de vivir más tiempo.

El estudio también demuestra que esta técnica es eficaz con células senescentes humanas, por lo menos en experimentos ‘in vitro’. Los investigadores buscan ahora iniciar los ensayos clínicos con humanos y tratar de lanzar su descubrimiento al mercado.

«Creo que se trata de una potencial terapia inmunológica para la senescencia y la fibrosis», admite el doctor Mallar Bhattacharya, profesor asociado de medicina en la UCSF que trata a pacientes con enfermedades pulmonares y es uno de los autores del artículo. «Es una terapia bastante bien tolerada, y solo tenemos que dar con la dosis y los ensayos».

No hará falta jugar a la lotería genética para vivir más años

Otro estudio publicado hace unos días revelaba que los mayores de 100 años comparten una serie de características genéticas que les hacen ser más longevos. La investigación se realizó en Italia y consistió en comparar el genoma de los centenarios con el de una población sana de individuos que rondaban los 60 años.

Los científicos descubrieron que las personas que pasan de los 100 tienen mejores mecanismos de reparación de su ADN y un número de mutaciones menor en sus genes que la población un poco más joven. Gracias a estos dos mecanismos genéticos, los individuos no han estado expuestos a las enfermedades relacionadas con la edad y han conseguido alcanzar o superar la centena de años con un estado de salud relativamente bueno.

Fuente: elconfidencial.com