Crean un simulador del movimiento de grandes masas de personas que salvar vidas ante un desastre natural

Su simulador del movimiento de grandes masas de personas podría salvar vidas ante un desastre natural

Aunque Guatemala y Japón son dos países muy diferentes, tienen varias cosas en común: sus habitantes conviven con terremotos y volcanes activos y son golpeados cíclicamente por huracanes, tormentas tropicales y tifones. Estos desastres naturales provocan numerosas víctimas humanas, especialmente en el país centroamericano, dado que sus infraestructuras están menos preparadas para resistir. En 2017, un sismo de magnitud 6,6 causó cinco muertes en Guatemala. En comparación, terremotos de magnitud similar ocurridos en otros países como España no acaban con vidas humanas.

Frente a este problema, el ingeniero guatemalteco Leonel Aguilar optó por desarrollar un software para predecir cómo se mueven las grandes masas de personas. El uso de esta información en situaciones de crisis ayuda a mejorar los mecanismos de evacuación y gestión de catástrofes. Por este avance, Aguilar ha sido seleccionado por MIT Technology Review en español como uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2019.

Pero antes de crear su sistema, Aguilar tuvo que aprender a hacerlo. Para ello, consiguió una beca con el fin de ir a Japón a estudiar en un laboratorio que, en aquel momento, disponía del mayor superordenador del mundo. Su proyecto consistía en la simulación a gran escala de evacuaciones durante tsunamis como el que en 2011 mató a más de 15.000 personas en el país nipón. El joven recuerda: “Buscaba un reto que pudiera tener un impacto social, y simular el comportamiento de las personas lo es. Con una planificación correcta de evacuaciones se pueden salvar vidas”. Pero estas simulaciones computacionales también pueden resolver problemas de tráfico urbano cuando se aplican a la interacción de peatones y vehículos, añade el ingeniero.

El joven reconoce que imitar el comportamiento de millones de personas en cientos de kilómetros cuadrados con gran nivel de detalles no es fácil, por eso sigue trabajando para mejorar el simulador. Aguilar afirma: “Estoy combinando técnicas de ciencia cognitivas con ciencias computacionales para mejorar los modelos de simulaciones humanas”. Aun así, su software está siendo utilizado por más de 12 investigadores en Japón y China, que lo están aplicando a tsunamis y terremotos, lo que para Aguilar ya está generando un gran “impacto social”.

El profesor de Física en la Universidad de los Andes (Colombia) Carlos Ávila Bernal, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2019, cree que “la capacidad del proyecto para predecir los efectos de la movilidad a gran escala a consecuencia de un terremoto puede contribuir a la sociedad”.

Fuente: technologyreview.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *