Investigadores mexicanos desarrollaron parche para tratar osteoporosis

El parche no genera dolor, permite realizar cualquier actividad y se aplica sin necesidad de personal especializado. Ya se solicitó la patente ante el IMPI

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) crearon un parche transdérmico que trata la osteoporosis sin las reacciones adversas que podrían causar las pastillas tradicionales, en especial en adultos mayores

Este es un parche transdérmico con microagujas huecas poliméricas biodegradables, el cual se suministra a través de la piel, principalmente en las regiones lumbar, abdominal y antebrazo, evitando efectos secundarios que pueden dañar el esógafo y el estómago, reacciones que el medicamento oral sí genera después de su ingesta y su consumo constante.

“Es una innovación cómoda y benévola con el paciente”, aseguró José Juan Escobar Chávez, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán.

El especialista estimó que para 2050 México será una nación de adultos mayores y el número de fracturas por osteoporosis podría incrementarse en esa población, asociado a otras comorbilidades como obesidad, diabetes, hipertensión e hipercolesterolemia.

Para contrarrestar lo anterior, se desarrolló una opción no agresiva y eficiente, además de aumentar la biodisponibilidad (grado y velocidad con que una forma activa alcanza su sitio de acción) del fármaco.

“También es importante mencionar que el alendronato sódico por vía oral tiene baja biodisponibilidad, es decir, es mínima la cantidad que se aprovecha de la tableta que se ingiere”, aseguró la alumna de la licenciatura en Farmacia Jessica Aglae Victorino Zúñiga, creadora de la iniciativa.

Además, aseguraron que por su tamaño pequeño no genera dolor, permite realizar cualquier actividad sin problema alguno; y se puede aplicar sin la necesidad de personal especializado.

Cabe mencionar que ya se solicitó la patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad esquelética en la que se produce una disminución de la densidad de masa ósea. Los huesos se vuelven más porosos, aumenta el número y el tamaño de las cavidades en su interior, son más frágiles, resisten peor los golpes y se rompen con mayor facilidad.

Y es que la osteoporosis no produce síntomas, no duele ni causa ninguna alteración en sí misma, razón por la cual la gente que la padece no se da cuenta que la tiene hasta que una caída o movimiento brusco le genera una fractura.

De acuerdo con la Fundación Internacional de Osteoporosis, cada año una de cada 12 mujeres y uno de cada 20 hombres, en promedio, sufren fractura de cadera. Esto significa que en México alrededor de 156,000 personas estarían en esa condición y, como alertó el investigador de la máxima casa de estudios, las cifras se elevarán conforme pasen los años.

Según Escobar Chávez, quienes padecieron una fractura de ese tipo tienen 50% de probabilidad de sufrir una segunda.

“La fragilidad ósea es una realidad, el estilo de vida y la misma edad hacen que una persona sea más propensa a ese tipo de situaciones”, advirtió.

Fuente: infobae.com