Hallan el origen genético y epigenético del cáncer de hígado pediátrico

El hepatoblastoma es el cáncer de hígado más común en los niños. Se presenta como una masa tumoral dolorosa en el abdomen y afecta principalmente a menores de hasta tres años

Investigadores de la Universidad de Hiroshima han analizado los hallazgos moleculares de casi 160 casos de cáncer de hígado pediátrico y han descubierto marcadores moleculares que deberían ayudar a comprender y tratar la variación en los pronósticos cancerígenos de este tipo.

El hepatoblastoma (HB) es el cáncer de hígado más común en los niños. Se presenta como una masa tumoral dolorosa en el abdomen y afecta principalmente a menores de hasta tres años, especialmente a los que han nacido prematuros o con muy bajo peso al nacer.

Los pronósticos entre los pacientes con HB varían ampliamente..Las causas subyacentes siguen siendo desconocidas y la predisposición hereditaria y las aberraciones moleculares que conducen a estas variaciones en los resultados no se comprenden bien. El término aberración molecular se refiere a cualquier situación inusual en los genes causante de alteraciones en la forma en que se expresan (activa). Pueden ser mutaciones, duplicaciones de tramos de ADN o patrones inusuales de metilación del ADN, entre otros.

La metilación y desmetilación implican la adición o eliminación, respectivamente, de un solo carbono y tres átomos de hidrógeno (un grupo metilo) a las moléculas de todo el cuerpo, que funcionan como miles de millones de pequeños interruptores de encendido / apagado. En el caso del ADN, los grupos metilo se agregan o eliminan de los nucleótidos de citosina a lo largo de tramos de genes. La metilación de las citosinas está muy involucrada en los niveles de expresión génica y también proporciona una función epigenética importante, o cómo su entorno e incluso los comportamientos pueden cambiar la forma en que su cuerpo lee una secuencia de ADN. Además, los análisis genómicos exhaustivos de las células tumorales HB (el conjunto de todo el material genético que contienen) han demostrado que tienen algunas de las mutaciones genéticas de todos los tumores sólidos pediátricos. Estos cambios epigenéticos están contribuyendo a la aparición de la enfermedad.

«Para mejorar los resultados de los pacientes con HB, realmente necesitábamos saber cuáles son estos impulsores epigenéticos», explicó Eiso Hiyama del Centro de Ciencias Naturales para la Investigación y el Desarrollo Básicos de la Universidad de Hiroshima , «y explorar cuál es la ´célula de origen´, donde, básicamente, comienza todo el proceso «. Así, para el estudio, publicado en ´Nature Communications´ el equipo realizó perfiles genómicos, epigenómicos y de metilación de 163 tumores hepáticos pediátricos no tratados.

Proceso de la investigación

En primer lugar, los investigadores identificaron variaciones genéticas para aclarar los impulsores genómicos de HB y, por lo tanto, los aspectos hereditarios de la predisposición al cáncer.

En segundo lugar, perfilaron el «metiloma», el conjunto de todas las modificaciones de metilación en el genoma, con el fin de descubrir las diversas vías de origen del cáncer de HB. Estas diferentes vías se categorizaron a su vez de acuerdo con sus efectos ambientales y, al hacerlo, los científicos revelaron los distintos subtipos de origen del cáncer que están relacionados con diferentes características patológicas, alteraciones genómicas y expresión génica.

Finalmente, el equipo reunió información clínica y todas estas características moleculares para desarrollar una estratificación precisa de diferentes tipos de pacientes con HB.

Los resultados alcanzados indican que en la mayoría de los casos, encontraron que la génesis del cáncer está impulsada por un aumento en la producción del factor de transcripción ASCL2 y los patrones de metilación selectiva del factor de crecimiento similar a la insulina 2 (ILGF2). Asimismo, constataron que los cánceres de HB se caracterizan por una disminución en el número de citosinas metiladas en las regiones potenciadoras del código genético.

A partir de este perfil sistemático de los tumores HB se podría obtener una clasificación más precisa del riesgo que enfrentan los diferentes pacientes y de las terapias genómicas más apropiadas para sus circunstancias particulares.

Fuente. immedicohospitalario.es