Alimentos con exceso de sal causan síntomas de enfermedad de Alzheimer en ratones

Investigadores estadounidenses alimentaron a ratones con un alto contenido de sal y encontraron en su cerebro un mayor nivel de fosforilación de la proteína tau, uno de los síntomas moleculares de la enfermedad de Alzheimer y neurodegenerativas. Esto nos permite explicar cómo comer alimentos salados puede conducir a un deterioro cognitivo, al menos en ratones, afirma el estudio publicado en Nature.

Los alimentos salados se han considerado durante mucho tiempo un factor de riesgo no solo para enfermedades cardiovasculares como ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, sino también para el deterioro de la función cognitiva. Era lógico suponer que los cambios en el flujo sanguíneo afectan la función cerebral.

Se sabe, por ejemplo, qué en los ratones, los alimentos salados desencadenan una respuesta inmune en el intestino, luego aparecen proteínas proinflamatorias en la sangre y las células de las paredes de los vasos sanguíneos reaccionan a ellas. Dejan de producir óxido nítrico, que causa vasodilatación, por lo que el flujo sanguíneo cerebral general disminuye en aproximadamente un 25%. Sin embargo, si esto se debe a una función cognitiva deteriorada aún no estaba claro.

Las proteínas tau

Guiseppe Faraco y sus colegas en Washington y Nueva York sugirieron que la proteína tau podría ser el vínculo. Esta es una molécula intracelular que normalmente estabiliza el esqueleto celular en las neuronas, pero cuando el esqueleto se reorganiza, se fosforila y comienza a fusionarse en agregados. En última instancia, los bultos de tau forman nudos neurofibrilares, lo que interrumpe el funcionamiento de la neurona y a menudo conduce a su muerte.

La agregación de proteínas tau acompaña a muchas enfermedades llamadas tauopatías. La más famosa entre ellos es la enfermedad de Alzheimer, pero los enredos neurofibrilares también se encuentran en la enfermedad de Parkinson, así como en muchas otras demencias.

Para probar su hipótesis, los científicos alimentaron a ratones machos jóvenes con alimentos con un alto contenido de cloruro de sodio (8-16 veces más alto de lo normal), y luego tiñeron sus preparaciones cerebrales con anticuerpos contra la proteína tau fosforilada. Descubrieron que la cantidad de en la corteza cerebral y el hipocampo se duplicó, pero la concentración total de proteínas se mantuvo sin cambios.

Los investigadores no encontraron enredos neurofibrilares en el tejido cerebral, así como rastros de neurodegeneración: neuronas destruidas o daños a la materia gris y blanca. Tampoco encontraron acumulaciones de beta amiloide, otra proteína que forma agregados extracelulares en la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, después de tres meses de una dieta salada, los ratones se volvieron menos capaces de reconocer objetos y navegar en el laberinto, y la cantidad de tau fosforilada se correlacionó con el rendimiento cognitivo deteriorado.

Resultó que la fosforilación de la proteína tau está directamente relacionada con el funcionamiento de los vasos sanguíneos en el cerebro. Además de una dieta salada, los investigadores comenzaron a alimentar a los ratones con L-arginina, un precursor del óxido nítrico. En su presencia, la cantidad de tau fosforilada disminuyó y se evitó el deterioro cognitivo.

Los científicos repitieron sus experimentos con ratones transgénicos, tratando de desconectar ciertos enlaces de esta cadena. Los animales mutantes que no son capaces de producir óxido nítrico han acumulado tau fosforilada incluso con una dieta normal. Y los ratones con deficiencia de tau no sufren de deterioro cognitivo, aunque con una dieta salada el flujo sanguíneo en su cerebro todavía se reduce. Los investigadores lograron prevenir la “demencia” usando anticuerpos contra la tau: bloquearon su agregación y el efecto resultó ser similar al de los animales con deficiencia de tau.

Posible explicación

Por lo tanto, el óxido nítrico resultó ser un vínculo entre el estado de los vasos sanguíneos y la neurodegeneración. Aparentemente, en su ausencia, se desencadenan cascadas de señal en las neuronas, lo que conduce a la fosforilación de tau, y a su vez, a una disrupción de las funciones cognitivas.

Los autores aclaran que usaron concentraciones excesivas de sal, 8-16 veces más altas de lo normal, mientras que en las personas que consumen alimentos demasiado salados, la concentración excede la norma en solo 3-5 veces. Sin embargo, no excluyen que los mecanismos por los cuales el cuerpo responde a una dieta de este tipo pueden resultar similares, y a largo plazo puede ocurrir un daño cerebral grave en humanos.

Hay otras consecuencias de los alimentos salados, por ejemplo, hipertensión o incluso hígado graso. Y en 2018, incluso se encontraron partículas microplásticas en la sal. Sin embargo, las personas continúan comiendo sal, y por una buena razón: se encuentran neuronas especiales en el cerebro que son responsables del ansia de sal.

Fuente: nmas1.org

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!