Un dron captó al grupo más grande en el planeta de tortugas verdes marinas anidando

Unos investigadores captaron con un dron un metraje espectacular del grupo más grande en el planeta de tortugas verdes marinas anidando.

El video, tomado en diciembre de 2019, muestra a más de 60,000 tortugas verdes cerca de la isla Raine —ubicada en la Gran Barrera de Coral, cerca del extremo norte de Australia— mientras esperaban para acercarse a la orilla y desovar su nidada.

Los científicos grabaron el video como parte de su investigación para llevar a cabo un preciso sondeo poblacional de los animales que anidan en la colonia de tortugas verdes más grande del mundo.

“Estamos viendo el conjunto más grande del mundo de tortugas verdes captado en estas imágenes extraordinarias por un dron, las cuales ayudan a documentar la cantidad más grande de tortugas desde que comenzamos el Proyecto de Recuperación de la Isla Raine”, dijo en una declaración Anna Marsden, directora ejecutiva de la Fundación de la Gran Barrera de Coral, refiriéndose a un proyecto de conservación en curso que busca proteger y restaurar el hábitat de anidación de la isla.

“Esta investigación importante combina ciencia y tecnología para contar de manera más eficaz las tortugas verdes en peligro”, comentó ella.

Según un estudio publicado recientemente en la revista PLOS ONE, usar drones, o vehículos aéreos no tripulados, para filmar las tortugas y luego determinar su cantidad es la manera más eficiente de llevar a cabo este tipo de sondeo, aun cuando captar video bajo el agua con una Go-Pro también resultó ser una alternativa útil.

Durante los anteriores sondeos de población, los investigadores pintaron rayas blancas en los caparazones de algunas tortugas mientras anidaban en la playa usando pintura no tóxica que se borra después de un par de días.

Los científicos luego se adentraban en el mar a bordo de un bote pequeño con el fin de contar la cantidad de tortugas pintadas y no pintadas, usando la proporción para calcular la población total. Sin embargo, este método resultó en imprecisiones al calcular las cifras generales.

“Los ojos son atraídos mucho más a una tortuga con una brillante raya blanca que a una tortuga sin pintar, resultando en conteos parciales y precisión reducida”, dijo en una declaración Andrew Dunstan, un autor del estudio y miembro del Departamento de Medio Ambiente y Ciencia del estado australiano de Queensland.

“Tratar de contar con precisión miles de tortugas pintadas y no pintadas desde un bote pequeño en mar picado fue difícil”.

Para el sondeo más reciente, Dunstan y sus colegas pintaron algunas de las tortugas —alrededor de 2,000 individuos— como lo hicieron en la investigación previa. Pero en vez de contar las tortugas desde un bote, prefirieron usar el metraje de un dron, analizando cada cuadro del video en el laboratorio, lo cual, a decir de los investigadores, redujo los errores.

“Usar un dron es más fácil, más seguro, mucho más preciso, y la información se puede almacenar inmediata y permanentemente. La proporción de tortugas no pintadas y pintadas nos permitió calcular la población total de diciembre pasado en 64,000 tortugas verdes esperando para anidar en la isla”, explicó Dunstan.

Richard Fitzpatrick, otro autor del estudio y miembro de la Fundación Biopixel Oceans, dijo que contar las tortugas desde botes llevó a los investigadores a subestimar la cantidad de tortugas por un factor de 1.73 en el pasado al compararlo con los conteos basados en drones.

“Al usar drones, hemos ajustado la información histórica. Lo que anteriormente le tomaba a los investigadores mucho tiempo ahora lo puede hacer un solo operador de dron en menos de una hora”, dijo Fitzpatrick en una declaración.

Según los investigadores, tener un cálculo preciso de la cantidad de tortugas es crucial para evaluar las intervenciones de conservación destinadas a mejorar el éxito reproductivo entre las tortugas, como las que lleva a cabo el Proyecto de Recuperación de la Isla Raine.

“Tomamos acciones para mejorar y reconstruir las playas de anidación de la isla y construir cercas para evitar muertes de tortugas, todo en aras de fortalecer la adaptación de la isla y asegurar la supervivencia de nuestras tortugas verdes norteñas y muchas otras especies”, comentó Marsden.

Las tortugas verdes marinas se encuentran en mares tropicales y subtropicales de todo el mundo, aunque la especie es clasificada como “en peligro” por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza. El animal enfrenta varias amenazas, incluida la pérdida de playas donde anidar, ser atrapadas en equipo de pesca, la caza de adultos y la recolección excesiva de huevos por los humanos, según el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Fuente: newsweekespanol.com