Se agrava la situación de la ballena franca glacial: no tuvo crías este año

Los zoólogos no han podido detectar a ningún bebé recién nacido de la ballena franca glacial durante la última temporada de apareamiento, informa el National Post. Actualmente, la especie cuenta con varios cientos de ejemplares y es observada regularmente ya que está en peligro de extinción.

La ballena franca glacial (Eubalaena glacialis) pertenece al género de las ballenas del sur, que también incluye a la ballena japonesa (E. japonica) y la ballena franca austral (E. australis). Todos los representantes de este género se distinguen por un buen contacto y amistad con los humanos, lo que en parte los llevó a su desaparición casi completa. Las ballenas francas glaciales fueron exterminadas en la parte oriental del Océano Atlántico y ahora se encuentran principalmente en las regiones occidentales (aunque varias veces fueron vistas frente a las costas de Islandia).

Hoy en día, la población totaliza alrededor de 450 ejemplares, y está bajo constante control. Según la Lista Roja de Especies Amenazadas, esta es una especie en peligro de extinción. Cada año, los investigadores rastrean cuántos bebés aparecieron durante la temporada de apareamiento para determinar qué esperar en el futuro.

Ni una sola cría

Barb Zoodsma, curadora del programa del Servicio Nacional de Pesquerías Marinas para la restauración de la población de ballenas del sur en Estados Unidos, informó que en cuatro meses los biólogos no habían podido detectar una sola cría. De diciembre a marzo, los investigadores realizaron observaciones en la costa de Georgia y Florida, donde las ballenas glaciales tradicionalmente nadan para la reproducción. Y aunque todavía quedan varios días hasta el final del proyecto, Zoodsma está seguro de que el resultado final será cero.

El año pasado, solo nacieron cinco crías de la ballena franca glacial, mientras que un total de 17 animales muertos fueron arrojados a las áreas costeras de Estados Unidos y Canadá. Por ello, los expertos están preocupados por los últimos datos. Por otro lado, los científicos no excluyen un posible “baby boom”: generalmente pasan tres años antes del próximo embarazo, por lo que la tasa de natalidad puede fluctuar. En 2000, los biólogos marinos registraron solo una cría de ballena glacial, y 31 en 2001.

La semana pasada, unas 150 ballenas piloto (Globicephala) de aletas cortas, aparecieron en una playa de Australia, lo que ha desencadenó un enorme operativo de rescate.

Según recoge la cadena ABC, los animales fueron vistos por un pescador en Hamelin Bay, a unos 300 kilómetros al sur de Perth, en el oeste del país, a primeras horas de este viernes. Solo la mitad de estas ballenas han conseguido sobrevivir y decenas de rescatistas se desplazaron a la playa para intentar salvar al resto. Jeremy Chick, líder del equipo de rescate, declaró que tatarían de devolver a las ballenas que han salvado al mar.

Fuente: nmas1.org

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!