Las ballenas recurren al sigilo y engaño para atacar bancos de peces

Las ballenas jorobodas recurren a la táctica de sigilo y engaño para, a pesar de su tamaño, lograr devorar grandes cantidades de peces pequeños, aunque sean presas rápidas y fáciles de asustar.

Es la respuesta sorprendente a un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford combinando estudios de campo, experimentos de laboratorio y modelos matemáticos.

“Las ballenas que se alimentan por arremetidas necesitan densas concentraciones de presas para alimentarse de manera efectiva; sin embargo, los bancos de peces pueden dispersarse fácilmente y hacer que la acometida sea ineficaz si perciben una amenaza”, dijo David Cade, autor principal del artículo sobre este trabajo, publicado en PNAS. “Estábamos interesados en descubrir por qué estos bancos de peces no huían de este enorme y amenazante depredador”.

Los investigadores llevaron a cabo experimentos de laboratorio para medir la reacción de escape de las anchoas ante una ballena virtual, consistentes en un punto que se ensancha y representa las fauces en expansión de una ballena que se lanza. Los modelos que informaron la rapidez con que se amplió el punto se basaron en grabaciones de video montadas en ballenas que los investigadores desplegaron en la Bahía de Monterey y el sur de California. Luego utilizaron los resultados de estos experimentos para predecir cuántos peces escaparían de una ballena que se aproximaba en función de sus tiempos de reacción.

“Una de las innovaciones de este estudio fue utilizar datos de depredadores para informar los modelos que reprodujimos para pescar”, dijo Cade, que era un estudiante graduado en el laboratorio de Jeremy Goldbogen, profesor asistente de biología en Stanford, durante esta investigación. “Esto nos permitió descubrir que el rango de valores en el que un pez responde a un depredador que se aproxima se pasa casi simultáneamente en un punto en que la ballena abre la boca, lo que sugiere que al sincronizar con precisión su inmersión, la ballena puede evitar provocar respuestas de escape en peces”.

A través de estos experimentos, modelos y observaciones de campo, los investigadores determinaron que las ballenas superan las deficiencias en velocidad y maniobrabilidad al esperar abrir la boca hasta que estén muy cerca del pez, esencialmente una forma de ballenas para acercarse sigilosamente a su presa. Los investigadores no vieron los mismos retrasos en las ballenas que persiguen el kril, que son menos reactivos a los depredadores que se avecinan.

“Esto tuvo sentido cuando nos dimos cuenta de que los peces han estado evolucionando para evitar ser comidos por depredadores más pequeños durante al menos 100 millones de años, pero la alimentación por acometida es una estrategia de alimentación relativamente nueva, evolutivamente hablando”, dijo Cade.

Las jorobadas, como otros miembros del grupo de las ballenas rorqual, se dedican a la acometida. Esto significa que se lanzan tras la presa, absorben un volumen de agua que puede ser más grande que su propio cuerpo (gracias a las cavidades bucales expandibles) y luego filtran el exceso de agua antes de tragar su captura. Abrir la boca, entonces, es hidrodinámicamente costoso, como abrir un paracaídas a altas velocidades, y alimentarse de peces requiere que las ballenas cronometren sus pulmones de maneras que pueden ser energéticamente costosas.

Sin embargo, estos costos son superados por las altas ganancias energéticas de las presas capturadas: esta investigación estima que, para las ballenas jorobadas, la alimentación sigilosa de peces es siete veces más eficiente energéticamente por acometida que la alimentación con krill.

Fuente: europapress.es