La iluminación de los edificios es letal para algunas aves migratorias

Las aves que producen ‘llamadas de vuelo’ durante la migración nocturna chocan con edificios iluminados con mucha más frecuencia que las especies relacionadas que no producen ese tipo de llamadas.

Basado en un registro de 40 años de más de 70.000 colisiones nocturnas de pájaros cantores en Chicago y Cleveland (Estados Unidos), un nuevo trabajo publicado en ‘Proceedings of the Royal Society B’ sugiere que las aves desorientadas por la luz artificial de los edificios iluminados en la noche envían llamadas de vuelo que pueden llevar a la muerte a otras aves cercanas.

“Las llamadas de vuelos nocturnos probablemente evolucionaron para facilitar la toma de decisiones colectivas entre las aves durante la navegación, pero este mismo comportamiento social ahora puede exacerbar la vulnerabilidad a una perturbación antropogénica generalizada: la luz artificial de los edificios”, resume el biólogo evolutivo de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, Benjamin Winger, primer autor del estudio.

El trabajo se basa en datos de colisión de aves recopilados en Chicago por investigadores del Field Museum a partir de 1978 y, más recientemente, por grupos de voluntarios en Chicago y Cleveland.

Además de realizar un amplio análisis regional de las frecuencias de colisión, los científicos analizaron datos del centro de convenciones de la orilla del lago de Chicago, que se sabe que es un peligro para las aves migratorias. Descubrieron que cuando más luces se dejaban encendidas en la noche durante la migración, más aves chocaron con el centro de convenciones y murieron.

“Aunque el centro de convenciones sigue siendo uno de los edificios más peligrosos en Chicago para las aves que emigran de noche, los cambios en su régimen de luz han resultado en una reducción del 75 por ciento en las muertes de aves desde que comencé a monitorear en 1978”, dice en un comunicado el coautor del estudio David Willard, ornitólogo retirado del Field Museum que dirigió la recolección de datos en Chicago. “Nuestro nuevo análisis muestra que implementar mayores reducciones de la luz aquí y en otras partes de Chicago ayudará enormemente a reducir las muertes de aves”, aconseja.

La migración de aves a larga distancia es una de las hazañas más impresionantes del reino animal. Pero muchas especies de aves migran por la noche, lo que dificulta la observación directa de individuos migrantes. Muchos aspectos de estos viajes estacionales siguen siendo un misterio. Al volar de noche, muchas especies de aves migratorias producen vocalizaciones cortas conocidas como ‘llamadas de vuelo’. Los científicos sospechan que estas llamadas débiles y de alta frecuencia son señales que ayudan al grupo con la orientación, la navegación y otras decisiones colectivas.

Para investigar la importancia de las ‘llamadas de vuelo’ como señales sociales para la toma de decisiones colectiva, Winger y sus colegas examinaron la relación entre estas y las respuestas a un estímulo altamente perturbador: la luz artificial en la noche. Las aves y muchos otros tipos de organismos son atraídos hacia las fuentes de luz, una respuesta llamada fototaxis. Las colisiones nocturnas posteriores con estructuras iluminadas son una causa importante de mortalidad aviar.

Los científicos sospechan que el deslumbramiento desorienta a las aves migratorias. Las aves navegan durante la migración en parte al sentir el campo magnético de la Tierra, y algunos científicos han especulado que la luz artificial puede interrumpir un compás magnético interno sensible a la luz. Estudios anteriores han demostrado que las tasas de vuelo nocturno aumentan cuando los grupos migratorios vuelan sobre ciudades iluminadas, en comparación con las áreas no iluminadas, lo que sugiere que las aves reaccionan al estímulo de la luz vocalizando.

En el nuevo estudio, Winger y sus colegas utilizaron los datos de monitoreo de colisiones existentes de Chicago y Cleveland para probar la influencia del comportamiento de las llamadas de vuelo en las tasas de colisión en edificios nocturnos. El conjunto de datos de la colisión de Chicago incluye casi 70.000 registros de 93 especies, todos ellos pájaros cantores de cuerpo pequeño que migran predominantemente por la noche. Estas especies se reproducen al norte de Chicago durante el verano y migran a través de la región en grandes cantidades.

Varias especies de gorriones, currucas y zorzales conforman la mayoría del conjunto de datos de colisión de Chicago, con miles de individuos de cada especie que sufren colisiones letales. Estas especies son conocidas de manera informal por los científicos como especies “súper colisionadoras” debido a sus altas tasas de colisión.

Predictor de la frecuencia de colisión

Se compararon los registros de colisión con los datos de la base de datos eBird sobre la abundancia local de varias especies de aves canoras migratorias en Chicago y Cleveland durante la primavera y el otoño. El coautor Andrew Farnsworth, del Laboratorio de Ornitología de Cornell, ha estudiado las llamadas de vuelo durante décadas y ha proporcionado información especializada sobre qué especies producen llamadas de vuelo y cuáles no.

Tanto Chicago como Cleveland están situadas a lo largo de una importante ruta migratoria de aves migratorias de norte a sur. Un estudio reciente que utilizó datos satelitales encontró que los edificios iluminados en Chicago exponen colectivamente a las aves migratorias a más luz artificial que cualquier otra ciudad de Estados Unidos.

“Planteamos la hipótesis de que, si las llamadas de vuelo son señales sociales importantes para la toma de decisiones durante la migración nocturna, los individuos de las especies que hacen llamadas de vuelo pueden atraerse vocalmente cuando están desorientados por la luz artificial –escriben los autores del nuevo estudio–. Esta relación puede generar un círculo vicioso de mayores tasas de mortalidad si individuos desorientados llevan a otros individuos migratorios a fuentes de luz artificial”.

Winger y sus colegas descubrieron que todas las especies que estaban representadas en exceso en los conjuntos de datos de colisión (los súper colisionadores) utilizan llamadas de vuelo, mientras que todas las especies que no usan llamadas de vuelo tenían una representación insuficiente en los conjuntos de datos de colisión. Llegaron a la conclusión de que el comportamiento de las llamadas de vuelo es un predictor significativo de la frecuencia de colisión.

El conjunto de datos del centro de convenciones de Chicago también mostró que, entre las especies de aves migratorias nocturnas, el número de colisiones en una noche determinada se correlacionó positivamente con la cantidad de luz artificial que se originó en el edificio. Las especies de aves que no usan llamadas de vuelo colisionaron con menos frecuencia en general, y los niveles de luz nocturna en el centro de convenciones no tuvieron un efecto significativo en sus recuentos de colisiones.

“Hasta la fecha, no hemos minado la información potencial que las llamadas de vuelo podrían proporcionar para mejorar nuestra comprensión de cómo las aves que migran de forma nocturna toman decisiones y se orientan en situaciones difíciles”, dice el coautor Farnsworth. “Este trabajo anuncia una nueva dirección en la integración de datos sobre colisiones, distribuciones de especies y ecología del comportamiento para comprender la migración nocturna de aves”, concluye.

Fuente: EP

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!