Especies costeras colonizan la ‘isla de plástico’ del Pacífico norte

Las plantas y animales costeros han encontrado una nueva forma de sobrevivir en el océano abierto: colonizando la contaminación plástica que se aglomera en giros de corrientes oceánicas.

Un nuevo comentario publicado en Nature Communications informa sobre especies costeras que crecen en la basura a cientos de kilómetros mar adentro en el giro subtropical del Pacífico norte, más comúnmente conocido como el «Gran parche de basura del Pacífico».

«Los problemas del plástico van más allá de la ingestión y el enredo», dijo en un comunicado Linsey Haram, autora principal del artículo y ex becaria postdoctoral en el Smithsonian Environmental Research Center (SERC). «Está creando oportunidades para que la biogeografía de las especies costeras se expanda mucho más allá de lo que creíamos posible».

Los giros de plástico oceánico se forman cuando las corrientes superficiales conducen la contaminación plástica de las costas a regiones donde las corrientes giratorias atrapan los objetos flotantes, que se acumulan con el tiempo. El mundo tiene al menos cinco giros infestados de plástico o «parches de basura».

El giro subtropical del Pacífico norte, entre California y Hawai, tiene el plástico más flotante, con un estimado de 79.000 toneladas métricas de plástico flotando en una región de un millón de kilómetros cuadrados. Si bien «parche de basura» es un nombre inapropiado, gran parte de la contaminación consiste en microplásticos, demasiado pequeños para que los vean a simple vista, los escombros flotantes como redes, boyas y botellas también son arrastrados a los giros, transportando organismos de sus hogares costeros con ellos.

Los autores denominan a estas comunidades neopelagicas: «neo» significa nuevo y «pelágico» se refiere al océano abierto, en oposición a la costa. Los científicos comenzaron a sospechar por primera vez que las especies costeras podrían usar plástico para sobrevivir en el océano abierto durante largos períodos después del tsunami japonés de 2011, cuando descubrieron que casi 300 especies habían atravesado el Pacífico sobre los escombros del tsunami en el transcurso de varios años. Pero hasta ahora, los avistamientos confirmados de especies costeras en plástico directamente en mar abierto eran raros.

Para este descubrimiento, Haram se asoció con Ocean Voyages Institute, una organización sin fines de lucro que recolecta contaminación plástica en expediciones de navegación, y un par de oceanógrafos de la Universidad de Hawai en Manoa. Los oceanógrafos, Jan Hafner y Nikolai Maximenko, crearon modelos que podían predecir dónde era más probable que se acumulara el plástico en el giro subtropical del Pacífico norte. Compartieron esa información con Ocean Voyages Institute.

Durante el primer año de la pandemia de COVID-19, la fundadora del Ocean Voyages Institute, Mary Crowley, y su equipo lograron recolectar un récord de 103 toneladas de plásticos y otros desechos del giro subtropical del Pacífico norte. Envió algunas de esas muestras al Laboratorio de Invasiones Marinas de SERC. Allí, Haram analizó las especies que los habían colonizado. Encontró muchas especies costeras, incluidas anémonas, hidroides y anfípodos parecidos a camarones, que no solo sobreviven, sino que prosperan en el plástico marino.

Para los científicos marinos, la mera existencia de esta «nueva comunidad de mar abierto» es un cambio de paradigma.

«El océano abierto no ha sido habitable para organismos costeros hasta ahora», dijo el científico senior de SERC Greg Ruiz, quien dirige el Laboratorio de Invasiones Marinas donde trabajaba Haram. «En parte debido a la limitación del hábitat, no había plástico allí en el pasado, y en parte, pensamos, porque era un desierto de alimentos».

Fuente: europapress.es