Denisovanos y neandertales convivieron y se cruzaron hace 100 mil años

Científicos de la Universidad de Oxford han acreditado que denisovanos y neandertales, grupos distintivos entre los humanos arcaicos, convivieron y se cruzaron hace unos 100.000 años en el sur de Siberia.

El profesor Tom Higham y su equipo en la Unidad de Acelerador de Radiocarbono de Oxford trabajaron en colaboración con un equipo multidisciplinario de Reino Unido, Rusia, Australia, Canadá y Alemania, en la investigación detallada a lo largo de cinco años, para fechar el sitio arqueológico de las cuevas de Denísova. Situada en las estribaciones de las montañas Altai de Siberia, es el único sitio en el mundo que se sabe que ha sido ocupado por los dos grupos humanos arcaicos (homínidos) en varias ocasiones.

Los dos nuevos estudios publicados en ‘Nature’, ahora ponen una línea de tiempo en la que los neandertales y sus primos enigmáticos, los denisovanos, estaban presentes en el sitio y las condiciones ambientales a las que se enfrentaron antes de extinguirse. Las cuevas de Denísova llamaron la atención mundial por primera vez en 2010, con la publicación del genoma obtenido del hueso del dedo de una niña que pertenecía a un grupo de seres humanos no identificados previamente en el registro paleoantropológico; los denisovanos.

Hubo otras revelaciones de la historia genética de los denisovanos y los neandertales Altai, basadas en el análisis de los pocos y fragmentarios restos de homínidos. El año pasado, un fragmento de hueso hallado por científicos en el Laboratorio de Investigación de para Arqueología e Historia del Arte de Oxford y la Universidad de Manchester, produjo el genoma de una hija de padres neandertales y denisovanos, la primera evidencia directa de cruce entre dos grupos de homininos arcaicos.

Pero las fechas fiables de los fósiles de homininos recuperados de la cueva se han mantenido esquivas, al igual que las fechas del ADN, los artefactos y los restos de animales y plantas recuperados de los sedimentos. Las excavaciones durante los últimos 40 años dirigidas por los profesores Anatoly Derevianko y Michael Shunkov, del Instituto de Arqueología y Etnografía (rama siberiana de la Academia de Ciencias de Rusia), en Novosibirsk, revelaron la secuencia arqueológica más larga de Siberia.

En la nueva investigación, el equipo de Oxford obtuvo cincuenta eras de radiocarbono a partir de fragmentos de hueso, dientes y carbón recuperados de las capas superiores del sitio, como parte del proyecto ‘PalaeoChron’ financiado por el Centro Europeo de Investigación (ERC, por sus siglas en inglés). Además de estos, investigadores de la Universidad de Wollongong en Australia obtuvieron más de 100 edades ópticas de los sedimentos de la cueva, la mayoría de los cuales son demasiado viejos para la datación por radiocarbono.

También se obtuvo una edad mínima para el fragmento óseo de ascendencia mixta neandertal/denisovano mediante la datación de la serie de uranio por otro equipo australiano. “Ésta es la primera vez que podemos asignar con confianza una edad a todas las secuencias arqueológicas de la cueva y su contenido”, afirma el profesor Higham.

Para determinar las edades más probables de los fósiles de homínidos arcaicos, el equipo de Oxford desarrolló un novedoso modelo bayesiano que combinó varias de estas fechas con información sobre la estratigrafía de los depósitos y las edades genéticas de los fósiles de denisovano y neandertal en relación mutua.

La mejoría de las estimaciones de edad para los fósiles de homínidos obtenidos con el nuevo modelo de edad bayesiano “incorpora toda la evidencia de datación disponible para estos fósiles pequeños y aislados, que a veces se pueden desplazar tras la deposición en una secuencia de la cueva”, apunta la autora principal del estudio, la doctora Katerina Douka, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en Alemania.

“Esta nueva cronología para la cueva de Denísova proporciona un cronograma para la gran cantidad de datos generados por nuestros colegas rusos sobre la historia arqueológica y ambiental de la cueva durante los últimos tres ciclos glacial-interglaciales”, dice la autora principal del estudio de datación óptica, la profesora Zenobia Jacobs, de la Universidad de Wollongong, en Australia.

Los nuevos estudios muestran que la cueva fue ocupada por denisovanos hace al menos 200.000 años, con herramientas de piedra en los depósitos más profundos que sugieren que la ocupación humana puede haber comenzado tan pronto como hace 300.000 años. Los neandertales visitaron el sitio hace entre 200.000 y 100.000 años, con “Denny”, la chica de ascendencia mixta, que reveló que los dos grupos de homininos se reunieron y se cruzaron hace unos 100.000 años.

La mayor parte de la evidencia de neandertales en la cueva de DenÍsova cae dentro del último perIodo interglacial hace alrededor de 120.000 años, cuando el clima era relativamente cálido, mientras que los denisovanos sobrevivieron a través de periodos mucho más fríos, también, antes de desaparecer hace unos 50.000 años.

Los seres humanos modernos estaban presentes en otras partes de Asia en este momento, pero la naturaleza de cualquier encuentro entre ellos y los denisovanos sigue abierta a la especulación en ausencia de ningún fósil o trazo genético de humanos modernos en el sitio.

El equipo de Oxford también identificó la evidencia más temprana hasta el momento en el norte de Eurasia de la aparición de puntas de huesos y colgantes hechos de dientes de animales que generalmente se asocian con los humanos modernos y señalan el inicio del Paleolítico Superior. Estos datan de hace entre 43.000 y 49.000 años.

“Aunque estos nuevos estudios han levantado el velo sobre algunos de los misterios de las cuevas de Denísova, aún deben contestarse otras preguntas interesantes a través de investigaciones y descubrimientos futuros”, señala el profesor Richard ‘Bert’ Roberts, coautor de los dos artículos.

El profesor Higham indica que una pregunta abierta es si los denisovanos o los humanos modernos hicieron estos adornos personales que se encuentran en la cueva. “Esperamos que, a su debido tiempo, la aplicación del análisis de ADN de sedimentos nos permita identificar a los creadores de estos elementos, que a menudo se asocian con un comportamiento simbólico y más complejo en el registro arqueológico”, plantea.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!