Una técnica de impresión electrónica para la piel abre la puerta a los tatuajes electrónicos

Cuando se necesita la modificación directa de una superficie mediante la adición de componentes electrónicos personalizados en la llamada electrónica flexible, estamos ante un problema.

La película delgada se adhiere a la piel como un tatuaje temporal, y las primeras versiones de la electrónica flexible carecen de esta versatilidad, así que se necesita una técnica de impresión electrónica sobre la misma piel.

Tatuajes electrónicos

Aaron Franklin, profesor Asociado de Ingeniería Eléctrica e Informática en Duke, ya había desarrollado una nueva tinta que contiene nanocables de plata que se pueden imprimir en cualquier sustrato a bajas temperaturas con una impresora de aerosol. Después de imprimirse, la tinta se seca en menos de dos minutos y conserva su alto rendimiento eléctrico incluso después de soportar una tensión de flexión del 50 por ciento más de mil veces.

Ahora, sin embargo, llevan la tinta conductora un paso más allá y la combinan con otros dos componentes imprimibles para crear transistores funcionales directamente sobre la superficie.

La impresora coloca primero una tira semiconductora de nanotubos de carbono. Una vez que se seca, y sin quitar el sustrato de plástico o papel de la impresora, se imprimen dos nanocables plateados que se extienden varios centímetros desde cada lado. Luego se imprime una capa dieléctrica no conductora de un material bidimensional, nitruro de boro hexagonal, en la parte superior de la tira de semiconductores original, seguida de un electrodo final de puerta de nanocables de plata.

El concepto de los llamados tatuajes electrónicos se desarrolló por primera vez a finales de la década de 2000 en la Universidad de Illinois por John A. Rogers. En lugar de un verdadero tatuaje que se inyecta permanentemente en la piel, los tatuajes electrónicos de Rogers son parches de goma delgados y flexibles que contienen componentes eléctricos igualmente flexibles.

Al margen del área de la salud, estos circuitos electrónicos también se podrán aplicar en otras actividades, como la automoción, para medir parámetros como la temperatura del vehículo o el volumen de la radio.

Fuente: xatakaciencia.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!