La nueva arma de EE.UU.: saltamontes cyborg que detectan bombas

Cada antena de saltamontes cuenta con cerca de 50.000 neuronas olfativas. Tienen una precisión del 80% para detectar bombas

Un grupo de científicos de la Universidad de Washington, dirigidos por Barani Raman, lograron rediseñar el sistema olfativo del saltamontes Schistocera americana para desarrollarlos como detectores de bombas biológicas.

Las neuronas receptoras olfativas de las antenas de estos insectos son las responsables de hallar olores químicos locales en el aire. Dichas neuronas mandan señales eléctricas a una sección del cerebro, llamada lóbulo antenal.

Para su experimento, los responsables lanzaron vapores de diversos materiales explosivos sobre las antenas de saltamontes, incluido el vapor de trinitrotolueno (TNT) y su precursor 2,4-dinitrotolueno (DNT).

El equipo utilizó dinamita (TNT) y su precursor 2,4-dinitrotolueno (DNT), junto con aire caliente y benzaldehído (el componente principal en el aceite de almendras amargas) como controles.

A continuación, descubrieron que algunas neuronas se activaban cuando se exponían a materiales explosivos. El paso siguiente fue medir los patrones de activación neural de cada uno de los compuestos producidos en los cerebros de los saltamontes: distinguían los vapores explosivos de los no explosivos, y también lograron que los diferenciasen entre sí.

El último paso fue equipar a los saltamontes con una «mochila» de sensores livianos capaces de grabar y transmitir información de forma inalámbrica a un ordenador. Sus cerebros pudieron detectar explosivos hasta siete horas tras la operación, tiempo después del cual los insectos se fatigaron y fallecieron.

Financiado por la Oficina de Investigación Naval de los Estados Unidos, los investigadores creen que los saltamontes podrían ver futuras aplicaciones en casos de gran interés para la seguridad nacional. Un conjunto de datos de siete saltamontes mostró una precisión promedio del 80% en la detección.

Fuente: clarín.com