Empresa textil europea fabrica zapatos biodegradables con fibra de plátano colombiano

La fibra de plátano cubre el empeine -la parte principal de la prenda- mientras que el resto está hecha con cáñamo y algodón orgánicos, corcho, cuero de origen vegetal y caucho, todo ello unido con adhesivo con base de agua libre de productos químicos. Cuando cumple el zapato cumple su vida útil se puede enterrar bajo tierra y se descompodrá en su totalidad en menos de dos años.

La startup española Indianes, especializada en el diseño y fabricación de calzado ecológico, ha creado unos zapatos fabricados con fibras extraídas del árbol del plátano, combinadas con otros materiales de origen natural, reciclables y biodegradables.

Se trata de la cuarta colección creada por la empresa, un proyecto que arrancaron sus cofundadores, Iván Rojas y Diana Feliu, en 2017 en la incubadora de la Escuela Universitaria Elisava de Barcelona, donde ambos cursaron estudios superiores de Diseño.

Plátanos de Colombia

Según explica Iván Rojas en una entrevista con EFE, Indianes obtiene las fibras de plátano directamente de comunidades de agricultores de Colombia, que han utilizado durante siglos este material para elaborar prendas de ropa como muñequeras y mochilas.

Tras cruzar más de 8.000 kilómetros por el Atlántico, las fibras llegan a Barcelona, donde son tratadas por la empresa textil japonesa Shima Seiki en su planta de Barberà del Vallès y las transforma en el tejido base para producir el calzado.

Dado que es un material que se puede descomponer en largos filamentos muy resistentes, Indianes considera las fibras del tallo del árbol platanero un material idóneo para la fabricación de zapatos, que además cumple sus estándares ecológicos.

Naturales y biodegradables

La fibra de plátano cubre el empeine -la parte principal de la prenda- mientras que el resto está hecha con cáñamo y algodón orgánicos, corcho, cuero de origen vegetal y caucho, todo ello unido con adhesivo con base de agua libre de productos químicos.

El resultado final, según define la empresa, es un calzado hecho con materiales naturales y biodegradables, lo que significa que cuando cumple su vida útil el zapato se puede incluso enterrar bajo tierra y se descompodrá en su totalidad en menos de dos años.

Además, Iván Rojas asegura que el uso de la fibra de plátano reduce hasta un 45 % el impacto ecológico que genera la fabricación de un zapato tradicional (una media de 25 kilogramos de CO2 por prenda), y al ser un residuo agrícola natural, no se tiene que cultivar y consume menos agua, a diferencia del algodón.

Desarrollo sostenible

Motivados por sus conocimientos en el mundo del calzado y el diseño, Rojas y Feliu montaron Indianes con el objetivo de encontrar una salida sostenible a la industria de la moda, considerada la segunda más contaminante del mundo según la ONU.

Además del zapato de fibra de plátano, la empresa ha lanzado otras tres colecciones de calzado reciclable hechas con cáñamo, algodón orgánico, cuero pigmentado con extractos naturales y caucho, materiales que la startup obtiene de países como Portugal y Francia.

Indianes sostiene que estos materiales son menos contaminantes que el resto ya que, por ejemplo, no requieren pesticidas para su plantación o abarcan menos área cultivable, como es el caso del cáñamo, material que protagoniza una de las colecciones.

Sobre Indianes

Con sólo tres trabajadores, la empresa arrancó con una inversión de 30.000 euros y todavía no ha abierto ninguna ronda, pero espera preparar el terreno tras pasar por la feria europea de biotecnología EFIB, en la que participará como la única startup española.

La empresa externaliza la fabricación de sus zapatos a dos fábricas de Alicante y las vende a particulares y empresas desde su página web, aunque en el pasado llegó a tener presencia física en dos tiendas en el distrito barcelonés de Gracia.

La previsión de Indianes es terminar 2019 con una facturación de 80.000 euros y alcanzar un total de 1.200 pares vendidos, y ya está preparando dos colecciones nuevas: la de la temporada de invierno de 2020 y otra más fabricada con suelas recicladas.

Respecto al modelo de fibra de plátano, por el momento la startup sólo lo ofrece a empresas y ya tiene encargados 600 pares a cinco clientes de España, Italia, Alemania, Canadá y Rusia, que espera entregar entre enero y febrero del año que viene.

Fuente: elespectador.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!