Noticyti
APP invdes

Nuestros nombres influyen en nuestro aspecto físico

Si tu nombre es Federico, por ejemplo, ¿de verdad pareces un “Federico”? Una nueva investigación publicada por la Asociación Americana de Psicología ha encontrado que la gente suele acertar más de lo que cabría esperar en asignar correctamente nombres a personas desconocidas, a partir solo de ver sus rostros. Los autores del estudio creen que estos aciertos podrían tener algo que ver con los estereotipos culturales que atribuimos a los nombres.

La investigadora Yonat Zwebner, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y sus colaboradores han alcanzado esta conclusión tras realizar una serie de experimentos con cientos de participantes de Israel y Francia.

En cada experimento, a los voluntarios se les mostró una fotografía y se les pidió que seleccionaran un nombre para cada una de ellas, de una lista de cuatro o cinco nombres.

En cada experimento, los participantes superaron significativamente (con entre un 25 y un 40 por ciento de precisión) al porcentaje correspondiente a una selección al azar (situado entre el 20 o el 25 por ciento de precisión, dependiendo del experimento), incluso cuando se controlaba la etnicidad, la edad y otras variables socioeconómicas.

La gente se adapta a sus propios nombres 

Los investigadores teorizan que este efecto puede ser, en parte, debido a estereotipos culturales asociados a los nombres, pues un sesgo cultural apareció en las pruebas realizadas.

Por ejemplo, en uno de los experimentos, realizado con estudiantes franceses e israelíes, se les presentó a estos una combinación de caras y nombres franceses e israelíes. Los estudiantes franceses superaron el azar solamente al emparejar nombres y caras franceses, y los estudiantes israelíes fueron mejores que el azar únicamente asociando nombres hebreos y caras israelíes.

Pero, además, poder asociar certeramente nombres con rostros específicos podría deberse a que los dueños de esas caras, inconscientemente, hayan alterado su propia apariencia para ajustarse a las normas culturales y a las señales asociadas con los nombres que se les pusieron al nacer, afirma Zwebner.

Sociedad y aspecto 

“Estamos familiarizados con este proceso con otros estereotipos, como la etnicidad o el sexo, cuyas expectativas estereotipadas influyen en qué nos convertimos”, sigue diciendo Zwebner.

“La investigación previa ha demostrado que hay estereotipos culturales vinculados a los nombres, incluyendo lo que debe parecer alguien. Por ejemplo, las personas son más propensas a imaginar que una persona llamada “Bob” tenga una cara más redonda que una persona llamada “Tim”. Creemos que estos estereotipos pueden, con el tiempo, afectar a la apariencia facial de las personas”.

Esta hipótesis ha sido respaldada por los resultados de un experimento que mostraron que aspectos físicos que pueden ser controlados por un individuo, como su peinado, fueron suficientes para producir este efecto.

Los científicos concluyen que estamos sujetos a las estructuras sociales desde el momento en que nacemos, no sólo por nuestro sexo, nuestra etnia o nuestras condiciones socioeconómicas, sino también por la mera elección que otros hacen al darnos nuestro nombre.

Los nombres sencillos ayudan a hacer amigos 

En 2012, otro estudio realizado por especialistas de la Universidad de Melbourne, en Australia, y de la Escuela de Negocios Stern, de la Universidad de Nueva York, reveló otro dato curioso sobre los nombres: que un nombre sencillo, fácil de pronunciar, ayuda a hacer amigos e incluso a obtener ventajas en un contexto laboral.

En este caso, se analizó cómo la pronunciación de los nombres puede influir en la formación de impresiones y en la toma de decisiones de la gente. Este análisis demostró que los individuos con nombres que se pronuncian fácilmente son más propensos a verse favorecidos en las promociones laborales.

Además, los candidatos políticos con nombres fáciles de pronunciar tienen una ventaja frente a sus competidores con nombres difíciles, y los abogados con nombres sencillos alcanzan más rápidamente puestos superiores en las jerarquías de sus compañías que otros, reveló la investigación. Según los autores del estudio, esto se debe a que los nombres entrañan prejuicios sutiles de los que no somos conscientes, pero que afectan a nuestras decisiones o elecciones.

Fuente: tendencias21.net