Detectan señales del choque entre un agujero negro y una estrella de neutrones

El detector LIGO-Virgo de ondas gravitacionales ha descubierto un evento de este tipo que podría ser resultado del choque de un agujero negro y una estrella de neutrones, un fenómeno nunca antes visto.

La detección fue realizada el 26 de abril. “Desafortunadamente, la señal es bastante débil. Es como escuchar a alguien susurrar una palabra en un café abarrotado; puede ser difícil distinguir la palabra o incluso estar seguro de si la persona susurró. Tomará algún tiempo llegar a una conclusión sobre este candidato”, declaró en un comunicado Patrick Brady, portavoz de la Colaboración Científica LIGO.

Se estima que la posible colisión del agujero negro y la estrella de neutrones del 26 de abril (referida como S190426c) tuvo lugar a aproximadamente 1.200 millones de años luz de distancia.

Fue visto por las tres instalaciones de LIGO-Virgo (dos en Estados Unidos y una en Italia), que ayudaron a reducir mejor su ubicación a las regiones que cubren aproximadamente 1.100 grados cuadrados, o aproximadamente el 3 por ciento del cielo total.

El descubrimiento, que se une a la detección el 25 de abril de otro evento de ondas gravitacionales fruto de la fusión de estrellas de neutrones, se produce pocas semanas después de que LIGO y Virgo reanudarán su trabajo de observación.

Los detectores gemelos de LIGO, uno en Washington y otro en Louisiana, junto con Virgo, ubicados en el Observatorio Gravitacional Europeo (EGO) en Italia, reanudaron sus operaciones el 1 de abril, tras una serie de mejoras para aumentar su sensibilidad a las ondas gravitacionales en el espacio-tiempo. Cada detector ahora examina volúmenes más grandes del universo que antes, en busca de eventos extremos, como colisiones entre agujeros negros y estrellas de neutrones.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!