Científicos confirman efecto cuántico que hace que átomos sean invisibles

Un gas cuántico puede volverse invisible si se cumplen ciertas condiciones

La invisibilidad es un fenómeno ampliamente estudiado por la ciencia.

Ahora, tres estudios científicos lograron demostrar la existencia de un efecto planteado hace 30 años que indica que un gas cuántico puede volverse invisible si se cumplen ciertas condiciones. Así lo dio a conocer recientemente la revista de divulgación científica New Scientist.

Según la publicación, los científicos lograron probar el llamado bloqueo de Pauli, según el cual un gas puede volverse transparente de forma repentina.

Lo que ocurre, según explicó New Scientist es que “si una densa nube de gas cuántico se enfría lo suficiente, se puede ver a través de ella”.

En una explicación más amplia, según New Scientist, este fenómeno ocurre en gases compuestos por un tipo de partícula llamada fermión.

El fenómeno se presenta cuando, al estar tan juntos, los átomos no pueden adoptar el mismo estado cuántico.

Por el “hacinamiento” de los átomos, además de no poder adoptar el mismo estado cuántico, tampoco pueden dispersar la luz.

“Por este motivo, si una densa nube de gas cuántico llena de átomos hacinados se enfría lo suficiente, se vuelve invisible: la niebla se disipa y podemos ver a través de ella”, explica el medio especializado en ciencia ‘Tendencias 21’.

En palabras mucho más técnicas, según la revista New Scientist, la invisibilidad ocurre “cuando los fermiones en un gas están tan juntos que se llenan todos los estados cuánticos disponibles, en una forma de materia llamada mar de Fermi”.

“Cuando ese es el caso, las partículas se vuelven incapaces de moverse, por lo que la luz no puede impartirles impulso. Debido a que la luz que es absorbida por las partículas o rebota en ellas impartirá impulso, la luz se ve obligada a brillar sin interactuar con el gas”, explican.

Los experimentos que lograron probar este fenómeno cuántico se hicieron con una nube de átomos de litio, en el caso del MIT.

El segundo experimento se realizó con una nube de átomos de estroncio, mientras que el tercero se hizo con átomos de potasio.

Fuente: eltiempo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *