El observatorio espacial IXPE de rayos X inicia operaciones científicas

Después de poco más de un mes en el espacio, el observatorio IXPE está funcionando y ya se está concentrando en algunos de los objetos más calientes y energéticos del universo.

Un esfuerzo conjunto entre la NASA y la Agencia Espacial Italiana, IXPE es el primer observatorio espacial dedicado a estudiar la polarización de los rayos X provenientes de objetos como estrellas que han explotado y agujeros negros. La polarización describe cómo se orienta la luz de rayos X a medida que viaja por el espacio.

«El comienzo de las observaciones científicas de IXPE marca un nuevo capítulo para la astronomía de rayos X», dijo en un comunicado Martin Weisskopf, investigador principal de la misión en el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA. «Una cosa es segura: podemos esperar lo inesperado».

IXPE se lanzó el 9 de diciembre en un cohete Falcon 9 en órbita a 600 kilómetros sobre el ecuador de la Tierra. El brazo del observatorio, que proporciona la distancia necesaria para enfocar los rayos X en sus detectores, se desplegó con éxito el 15 de diciembre. El equipo de IXPE pasó las siguientes tres semanas comprobando las capacidades de maniobra y orientación del observatorio y alineando los telescopios.

En el transcurso de estas pruebas, el equipo apuntó a IXPE a dos objetivos de calibración brillantes: 1ES 1959+650, un núcleo de galaxia impulsado por un agujero negro con chorros disparados al espacio; y SMC X-1, una estrella muerta giratoria o púlsar. El brillo de estas dos fuentes facilitó al equipo de IXPE ver dónde caen los rayos X en los detectores sensibles a la polarización de IXPE y hacer pequeños ajustes en la alineación de los telescopios.

El 11 de enero, IXPE comenzó a observar su primer objetivo científico oficial, Cassiopeia A o Cas A, los restos de una estrella masiva que estalló en una supernova hace unos 350 años en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. Las supernovas están llenas de energía magnética y aceleran partículas casi a la velocidad de la luz, lo que las convierte en laboratorios para estudiar física extrema en el espacio.

IXPE proporcionará detalles sobre la estructura del campo magnético de Cas A que no se pueden observar de otras maneras. Al estudiar la polarización de rayos X, los científicos pueden determinar la estructura detallada de su campo magnético y los sitios donde estas partículas aumentan su velocidad.

Las observaciones de Cas A por parte de IXPE durarán unas tres semanas. «Medir la polarización de rayos X no es fácil», dijo Weisskopf. «Tienes que recolectar mucha luz, y la luz no polarizada actúa como un ruido de fondo. Puede llevar un tiempo detectar una señal polarizada».

Fuente: europapress.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *