¿Nos afecta la iluminación artificial?

Junto a comer bien y hacer ejercicio, las personas deben considerar la adición a otro hábito saludable para su lista: apagar las luces. Esto es según un nuevo estudio que muestra muchas consecuencias negativas para la salud de los ratones se produjeron en condiciones de luz constante durante meses. La publicación Science Daily se hace eco de este estudio.

“Nuestro estudio muestra que el ciclo de luz-oscuridad del medio ambiente es importante para la salud”, dice Johanna Meijer, del Centro Médico de la Universidad de Leiden en los Países Bajos. “Hemos demostrado que la ausencia de los ritmos ambientales conduce a una alteración grave de una amplia variedad de parámetros de salud.”

Estos parámetros incluyen la activación de pro-inflamatoria del sistema inmune, la pérdida de músculo, y los primeros signos de osteoporosis. Los investigadores dicen que los cambios fisiológicos observados eran indicativos de “fragilidad” como se ve normalmente en personas o animales a medida que envejecen. Pero había algunas noticias más alentadoras, también.

“Tiene remedio”

“La buena noticia es que posteriormente se demostró que estos efectos negativos sobre la salud son reversibles cuando se restablece el ciclo de luz-oscuridad del medio ambiente”, dice Meijer.

Para investigar la relación entre la pérdida del ciclo de luz-oscuridad y la enfermedad se investigó con ratones expuestos a la luz durante todo el día, en 24 semanas y se midieron varios parámetros de salud importantes.

Estudios de la actividad cerebral de los animales mostraron que la exposición a la luz constante reduce los patrones rítmicos normales en el centro de marcapasos circadiano del cerebro del núcleo supraquiasmático (SCN) en un 70 por ciento.

Sorprendentemente, la interrupción a la luz normal y los patrones oscuros y el ritmo circadiano condujo a una reducción en la función del músculo esquelético de los animales como se mide en las pruebas estándar de fuerza. Sus huesos mostraron signos de deterioro, y los animales entraron en un estado pro-inflamatorio normalmente observó sólo en la presencia de patógenos u otros estímulos nocivos. Después de que los ratones fueron devueltos a un ciclo de luz-oscuridad estándar para 2 semanas, las neuronas del SCN recuperaron rápidamente su ritmo normal, y los problemas de salud de los animales se invirtieron.

Fuente: Science Daily

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!