Los cinco animales más longevos de nuestro planeta

Existen animales en nuestro planeta que, debido a su extrema longevidad, bien podría pensarse que rozan la inmortalidad. Algunos viven centenares de años.

Hay bastantes especies, tanto animales como vegetales, que multiplican la esperanza de vida del ser humano. Mientras que un hombre o mujer puede durar hasta los 79 años de promedio -y en casos excepcionales sobrepasar los 100 años-, existen animales que incluso pueden llegar a desafiar a la inmortalidad. Sonará exagerado, pero es la pura realidad.

Estos animales con tales capacidades vitales suelen ser generalmente acuáticos o reptiles, aunque por supuesto no se trata de una característica común a todo una especie. A continuación te mostramos una pequeña selección de algunos de ellos.

Turritopsis nutricula, la medusa eterna

Esta medusa es el único ser que ha conseguido vencer a la vejez y al tiempo. Parece, literalmente, que los años no pasan por ella. Y es que tiene la capacidad de rejuvenecer a placer. En cada situación en la que se siente perjudicada o en peligro de muerte, revierte su propio ciclo de vida convirtiéndose en una medusa juvenil. Puede repetir este proceso las veces que quiera y por ello está considerado como el único ser inmortal. Originaria de los mares del Caribe, y alcanzando como máximo 5mm de diámetro, este minúsculo animal ha conseguido burlarse literalmente del ciclo vital.

Ming, el ser mortal más longevo

En este caso no se trata de un ser inmortal, pero sí del más longevo de la historia de nuestro planeta. Es una almeja y agárrense porque ha llegado a alcanzar los 502 años de edad. Los científicos, para descubrir cuántos años tenía, se vieron obligados a sacrificarla, pero es muy probable que de no ser así esta almeja aún seguiría viviendo en la actualidad. La bautizaron con el nombre de Ming, en honor a la famosa dinastía china, y habitaba bajo los mares islandeses donde fue capturada por un grupo de estudiosos de la Universidad de Bangor.

La carpa Koi, un adorno de Asia

Esta clase de carpa, una variedad ornamental doméstica derivada de la carpa común, se caracteriza especialmente por ser utilizada para su propia cría. Una moda que se ha ido popularizando en muchos rincones de todo Japón y China desde el año 2000 AC. ¿Por qué nos fijamos tanto en ella? No es por sus llamativos colores, sino por su dureza, su capacidad para sobrevivir a las adversidades. Esto ayudó a una de estas carpas a alcanzar los 226 años de edad. Este pez murió en el año 1997 y es la carpa más longeva jamás conocida.

Las tortugas más antiguas de la Tierra

La diversidad de especies sorprendentes que los estudiosos se han encontrado en las Galápagos no deja de sorprendernos, y entre ellas destacan las tortugas gigantes. Un buen ejemplo es El Solitario George. Ha sido coronada como la tortuga más longeva dentro de su especie, ya extinta, pues después de ella no se ha vuelto a encontrar otra igual. Este último ejemplar de chelonoidis abingdonii vivió entre 112 y 120 años. Sin embargo, no es la tortuga más longeva. Este honor lo tiene actualmente, a sus 182 años, una tortuga llamada Jonathan. Pasa sus días en la residencia del gobernador de la Isla de Santa Elena.

El tuatara, un animal que convivió con los dinosaurios

Se trata de una especie de lagarto propio de Nueva Zelanda y, aunque parezca imposible, su raza ya existía en la época de los dinosaurios. Físicamente es muy parecido a las iguanas y su tamaño ronda los 70 cm de longitud. Está, al igual que los anteriores, considerado como uno de los animales más longevos del planeta. Pero existe uno que a día de es el más anciano; tiene 117 años y vive en cautiverio.

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!