Hallan explicación a la longevidad extrema de los loros

Las notables habilidades cognitivas de los loros están interconectadas con su esperanza de vida excepcionalmente larga, según han demostrado investigadores del Instituto Max Planck.

Al examinar 217 especies de loros, revelaron que especies como la guacamaya roja y la cacatúa de cresta de azufre tienen una esperanza de vida promedio extremadamente larga, de hasta 30 años, que generalmente se observa solo en aves grandes. Además, demostraron una posible causa de esta larga esperanza de vida: un gran tamaño relativo del cerebro. El estudio es el primero en mostrar un vínculo entre el tamaño del cerebro y la esperanza de vida en los loros, lo que sugiere que una mayor capacidad cognitiva puede haber ayudado a los loros a sortear las amenazas en su entorno y disfrutar de una vida más larga.

A pesar del hecho de que los loros son bien conocidos por su larga vida y su cognición compleja, con una esperanza de vida y un tamaño cerebral relativo a la par de los primates, aún se desconoce si los dos rasgos se han influenciado entre sí.

«El problema ha sido obtener datos de buena calidad», dice Simeon Smeele, estudiante de doctorado en el Instituto Max Planck de Comportamiento Animal (MPI-AB) y autor principal del estudio, publicado en Proceedings of the Royal Society B. Entender qué rige la longevidad de los loros solo es posible comparando loros vivos. «Los estudios comparativos de historia de vida requieren grandes tamaños de muestra para brindar certeza, porque muchos procesos son un juego a la vez y esto crea una gran variación», dice Smeele en un comunicado.

Para generar un tamaño de muestra adecuado, los científicos del MPI-AB y el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (MPI-EvA) se asociaron con Species360, que se basa en registros de animales de zoológicos y acuarios. Juntos, recopilaron datos de más de 130.000 loros individuales de más de 1.000 zoológicos. Esta base de datos permitió al equipo obtener las primeras estimaciones fiables del promedio de vida de 217 especies de loros, lo que representa más de la mitad de todas las especies conocidas.

El análisis reveló una asombrosa diversidad en la esperanza de vida, que va desde un promedio de dos años para el loro higuera hasta un promedio de 30 años para la guacamaya roja. Otras especies longevas incluyen la cacatúa de cresta de azufre de Australia, que vive en promedio 25 años.

«Vivir un promedio de 30 años es extremadamente raro en aves de este tamaño», dice en un comunicado Smeele, quien trabajó en el estudio en estrecha colaboración con Lucy Aplin de MPI-AB y Mary Brooke McElreath de MPI-EvA. «Algunos individuos tienen una vida máxima de más de 80 años, que es una edad respetable incluso para los humanos. Estos valores son realmente espectaculares si se considera que un hombre humano pesa unas 100 veces más».

A continuación, el equipo empleó un análisis comparativo a gran escala para determinar si las reconocidas habilidades cognitivas de los loros tenían o no alguna influencia en su longevidad. Examinaron dos hipótesis: primero, que tener cerebros relativamente más grandes permite una vida más larga. En otras palabras, las aves más inteligentes pueden resolver mejor los problemas en la naturaleza, disfrutando así de vidas más largas. En segundo lugar, que los cerebros relativamente más grandes tardan más en crecer y, por lo tanto, requieren una vida más larga. Para cada especie, recopilaron datos sobre el tamaño relativo del cerebro, así como sobre el peso corporal promedio y las variables de desarrollo.

Luego combinaron los datos y ejecutaron modelos para cada hipótesis, observando qué modelo explicaba mejor los datos. Sus resultados proporcionan el primer apoyo de que el aumento del tamaño del cerebro ha permitido una vida más larga en los loros. Debido a que el tamaño del cerebro en relación con el tamaño del cuerpo puede ser un indicador de la inteligencia, los hallazgos sugieren que los loros con cerebros relativamente grandes tenían capacidades cognitivas que les permitieron resolver problemas en la naturaleza que de otro modo podrían matarlos, y esta inteligencia les permitió vivir más tiempo.

«Esto respalda la idea de que, en general, los cerebros más grandes hacen que las especies sean más flexibles y les permiten vivir más tiempo», dice Smeele. «Por ejemplo, si se les acaba su comida favorita, podrían aprender a encontrar algo nuevo y así sobrevivir».

Los científicos están sorprendidos de que factores como la dieta o el mayor tiempo de desarrollo requerido para desarrollar cerebros más grandes no conduzcan a una esperanza de vida promedio más larga. «Habríamos esperado que el camino del desarrollo jugara un papel más importante porque en los primates es este costo de desarrollo lo que explica el vínculo entre el tamaño del cerebro y la longevidad», dice Smeele.

En el futuro, el equipo planea explorar si la sociabilidad y el aprendizaje cultural en los loros también podrían haber contribuido a una larga vida útil. Smeele dice: «Las aves de cerebro grande podrían pasar más tiempo socialmente aprendiendo técnicas de búsqueda de alimento que han existido durante varias generaciones. Este mayor período de aprendizaje también podría explicar potencialmente la mayor duración de la vida, ya que lleva más tiempo pero también hace que el repertorio de búsqueda de alimento sea más adaptable».

«Una cosa que nos hace especiales a los humanos es la gran cantidad de habilidades aprendidas socialmente. Estamos muy emocionados de ver si los loros longevos también tienen una ‘infancia’ en la que tienen que aprender todo, desde encontrar y abrir nueces para evitar molestar al loro macho dominante. En última instancia, nos gustaría entender qué impulsores evolutivos crean una especie con una historia de vida muy similar a la de nuestros antepasados».

Fuente: europapress.es