Animales ya se movían solos para comer hace 550 millones de años

Nuevos restos fósiles prueban que algunos de los primeros animales de la Tierra eran capaces de moverse deliberadamente, y la motivación no era otra que el hambre.

“Esta es la primera vez en el registro fósil que vemos a un animal moviéndose para conseguir comida”, dijo el autor principal de un nuevo estudio, Scott Evans, candidato a doctor en paleontología de la Universidad de California Riverside.

El equipo de Evans demostró que las criaturas del océano de 550 millones de años de edad se movían solas en lugar de ser empujadas por las olas o el clima. La investigación responde preguntas sobre cuándo, por qué y cómo los animales desarrollaron la movilidad por primera vez.

El equipo buscó evidencias de movimiento en más de 1.300 fósiles de Dickinsonia, criaturas con forma de plato de comida de hasta un metro de largo que vivían y se alimentaban de una capa de limo oceánico.

Los detalles del análisis del equipo se publicaron este mes en la revista Geobiology, encontraron que la Dickinsonia se mueve como gusanos, contrayendo y relajando sus músculos para ir tras su próxima comida de microorganismos.

La Dickinsonia se descubrió por primera vez en la década de 1940 y, desde entonces, los científicos han debatido si los fósiles mostraron evidencia de movimiento autodirigido. Para probar esto, fue crucial que Evans pudiera analizar cómo las múltiples criaturas que viven en la misma área se comportaban entre sí.

Evans y la coautora del estudio Mary Droser, profesora de paleontología, razonaron que si Dickinsonia estuviera montando olas o atrapada en tormentas, todos los individuos en la misma área se habrían movido en la misma dirección. Sin embargo, eso no es lo que muestra la evidencia.

“Múltiples fósiles dentro de la misma comunidad mostraron movimientos aleatorios que no son en absoluto consistentes con las corrientes de agua”, dijo Evans.

Críticamente, Evans pudo usar comunidades fósiles en el interior de Australia desenterrado por Droser y el coautor en papel James Gehling del South Australian Museum. El dúo excavó sistemáticamente grandes superficies de lecho que contenían hasta 200 fósiles de Dickinsonia, lo que le permitió a Evans probar si los grupos de animales se movían en la misma dirección o en direcciones diferentes, dijo Evans.

El equipo también analizó las direcciones recorridas por Dickinsonia individualmente.

“Algo que transporta la corriente debería voltearse o moverse un tanto sin rumbo”, dijo Evans. “Estos patrones de movimiento muestran claramente una direccionalidad basada en la biología de los animales, y que prefieren seguir adelante”.

Los estudios futuros en la UCR intentarán determinar de qué están hechos los cuerpos de Dickinsonia. “Los tejidos de los animales no se conservan, por lo que no es posible analizar directamente la composición de su cuerpo”, dijo. “Pero veremos otras pistas que dejaron atrás”.

Comprender las capacidades de Dickinsonia ofrece una visión no solo de la evolución de la vida animal en la Tierra, sino también acerca de la Tierra misma y posiblemente sobre la vida en otros planetas.

“Si queremos buscar vida compleja en otros planetas, necesitamos saber cómo y por qué la vida compleja evolucionó aquí”, dijo Evans. “Saber las condiciones que permitieron a los grandes organismos móviles moverse durante la era de Ediacaran, hace 550 millones de años, nos da una pista sobre la zona habitable en otra parte”.

El hecho de que la Dickinsonia pudiera moverse ayuda a confirmar que había una gran cantidad de oxígeno disponible en los océanos de la Tierra durante ese período de tiempo, ya que habría sido necesario para alimentar su movimiento. En un estudio relacionado, Evans exploró un aumento en los niveles de oxígeno del océano durante el período Ediacaran. Más tarde, cuando los niveles de oxígeno bajaron, Evans dijo que la Dickinsonia, y cosas como ellas, se extinguieron.

Fuente: europapress.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!