Desarrollan el primer ascensor multidireccional: además de subir y bajar, se desplaza lateralmente

En lugar de estar sujetos a cables de acero con un contrapeso que los suben y bajan movidos por un motor tractor externo, como los ascensores convencionales, las cabinas Multi se desplazan sobre un sistema de rieles y, durante su trayecto, pueden frenar y girar en ángulos de 90 grados, cambiando su dirección en una serie de puntos de interconexión.

Las cabinas se desplazan impulsadas por motores eléctricos lineales, que aplican la tecnología del tren alemán de levitación magnética Transrapid, y frenan al llegar a un punto de intercambio donde el sistema de carriles que les sirve de guía y sujeción pasa con rapidez de la posición vertical a la horizontal (o a la inversa), prosiguiendo después su marcha en una nueva dirección, informa TK.

Las cabinas, que pesan alrededor de 50 kilos en lugar de los 300 habituales, gracias al uso de nuevos materiales como los compuestos de carbono, pueden circular por el sistema en gran número y simultáneamente, como si fueran una serie de trenes que circulan por una red ferroviaria, según la compañía.

Esta tecnología, que será instalada por primera vez en un edificio de la compañía de bienes raíces OVG, no solo refuerza la transformación de la industria de ascensores, sino que, además, introduce nuevas posibilidades para la planificación de los edificios y el urbanismo, señalan desde TK.

Las cabinas Multi circularán en forma de bucle en el interior de la torre East Side Tower, de 140 metros de altura, en Berlín, asistidas por un sistema de frenado a distintos niveles y de manejo redundante de energía y de trasmisión inalámbrica de datos en cada unidad, según TK.

«La East Side Tower ha sido diseñada para convertirse en el edificio de oficinas más sostenible del mundo, en términos medioambientales, y esta construcción, adyacente al pabellón Mercedes-Benz Arena, se convertirá en un nuevo punto de referencia en el horizonte de Berlín», manifiesta Coen van Oostrom, director ejecutivo de OVG.

Esta edificación se completará en el 2020, según el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH).

«Este sistema cambiará la forma en que se diseñan los edificios elevados, permitiendo que sean mucho más eficientes y tengan una mejor conectividad», sostiene Antony Wood, CEO del CTBUH.

Según sus desarrolladores, este sistema podrá aumentar en un 50 por ciento la capacidad de transporte y reducir los picos de demanda de potencia eléctrica en un 60 por ciento, en comparación con los ascensores convencionales en los edificios de gran altura.

Fuente: EFE