Una superficie hostil complica el aterrizaje en el asteroide Bennu

Los responsables de la misión OSIRIS-REx de la NASA se enfrentan a la difícil decisión de elegir un sitio de aterrizaje en el asteroide Bennu del que obtener muestras para traer a la Tierra.

Si bien la misión ha seleccionado cuatro lugares potenciales de aterrizaje, las observaciones han revelado que incluso los mejores sitios candidatos en Bennu plantean desafíos significativos para la recolección de muestras debido al carácter rocoso del asteroide o el díficil acceso al material de interés.

“La selección del sitio de muestra realmente es una actividad integral. Requiere que analicemos muchos tipos diferentes de datos de muchas maneras diferentes para garantizar que el sitio seleccionado sea la mejor opción en términos de seguridad de la nave espacial, presencia de material muestreable y valor científico”. dijo en un comunicado Heather Enos, investigadora principal adjunta de OSIRIS-REx en la Universidad de Arizona, Tucson, y presidenta del comité de selección de sitios de muestra.

Las imágenes más recientes muestran que, si bien hay material de grano fino (de menos de 2,5 cm de diámetro), es posible que gran parte de este no sea fácilmente accesible. La misión fue diseñada originalmente para una superficie de playa, con “estanques” de material arenoso, no para el terreno accidentado de Bennu. En realidad, los sitios de muestra potenciales no son áreas grandes y claras, sino más bien espacios pequeños rodeados de grandes rocas, por lo que la navegación de la nave espacial dentro y fuera de los sitios requerirá un poco más de ajuste de lo planeado originalmente.

Comenzando en el hemisferio sur de Bennu, el sitio de aterrizaje Sandpiper es uno de los “más seguros” porque está ubicado en un área relativamente plana, lo que facilita la entrada y salida de la nave espacial. Las imágenes más recientes muestran que hay material de grano fino, pero el regolito arenoso está atrapado entre rocas más grandes, lo que dificulta el funcionamiento del mecanismo de muestreo.

El sitio Osprey fue elegido originalmente en base a su fuerte firma espectral de material rico en carbono y debido a un parche oscuro en el centro del cráter, que se pensó que posiblemente era material de grano fino. Sin embargo, las últimas imágenes de alta resolución de Osprey sugieren que el sitio está disperso con material que puede ser demasiado grande para ingerirlo para el mecanismo de muestreo.

El sitio Kingfisher fue seleccionado porque está ubicado en un pequeño cráter, lo que significa que puede ser una característica relativamente joven en comparación con los cráteres más grandes de Bennu (como el que se encuentra Sandpiper). Los cráteres más jóvenes generalmente contienen material más fresco y mínimamente alterado. Las imágenes de alta resolución revelaron que, si bien el cráter original puede ser demasiado rocoso, un cráter vecino parece contener material de grano fino.

En cuano al sitio Nightingale, las imágenes muestran que el cráter contiene una buena cantidad de material de grano fino sin obstrucciones. Sin embargo, si bien la capacidad de muestreo del sitio ocupa un lugar destacado, Nightingale se encuentra muy al norte, donde las condiciones de iluminación crean desafíos adicionales para la navegación de naves espaciales. También hay una roca del tamaño de un edificio situada en el borde oriental del cráter, lo que podría ser un peligro para la nave espacial al retroceder después de contactar el sitio.

Bennu también ha convertido en un desafío para la misión identificar un sitio que no active los mecanismos de seguridad de la nave espacial. Durante el evento de recolección de muestras, la nave espacial usará un sistema para navegar a la superficie del asteroide comparando el catálogo de imágenes a bordo con las imágenes de navegación que tomará durante el descenso.

En respuesta a la superficie extremadamente rocosa de Bennu, el sistema se ha mejorado con una nueva característica de seguridad, que le indica que abandone el intento de muestreo y retroceda si determina que el punto de contacto está cerca de una característica de superficie potencialmente peligrosa. Con los cantos rodados del tamaño de un edificio de Bennu y los pequeños sitios de destino, el equipo se da cuenta de que existe la posibilidad de que la nave espacial aborte la primera vez que descienda para recoger una muestra.

La próxima primavera, el equipo emprenderá más vuelos de reconocimiento sobre los sitios de muestra primarios y de respaldo, y luego comenzará los ensayos de naves espaciales para el aterrizaje. La recolección de muestras está programada para el verano de 2020, y la muestra volverá a la Tierra en septiembre de 2023.

Fuente: europapress.es