Un sistema de defensa planetaria ‘redescubre’ al temido asteroide Apophis

Establece con más precisión su órbita y las consecuencias de su posible impacto contra la Tierra

Un centenar de científicos de 18 países llevaron adelante un “simulacro” de lo que sería un escenario de posible impacto contra la Tierra de un asteroide peligroso. En ese marco, evaluaron nuevamente al asteroide Apophis, que no presenta riesgos reales durante más de 100 años, y definieron sus características. El ejercicio resultó exitoso, tanto en la detección de la amenaza como en las mediciones y la evaluación de las consecuencias de un hipotético impacto.

Un sistema destinado a probar si los mecanismos de defensa planetaria podrían detectar un asteroide cercano a la Tierra y potencialmente peligroso en su aproximación a nuestro planeta, «redescubrió» con éxito al asteroide 99942 Apophis, conocido como el “asteroide del apocalipsis”. Aunque pasará relativamente cerca de la Tierra en 2029, Apophis no constituye una amenaza real de impacto durante 100 años o más.

Una prueba exitosa

Según los investigadores, se probó con éxito toda la cadena de respuesta de defensa planetaria, desde la detección inicial hasta la determinación de la órbita, la medición de las características físicas del asteroide e incluso se pudo determinar si podría golpear la Tierra y dónde, en el caso de una variación futura en su comportamiento. El trabajo fue desarrollado por más de 100 especialistas de 18 países, entre ellos científicos de la NASA y la misión NEOWISE, destinada a la observación de objetos cercanos a la Tierra mediante tecnología infrarroja.

De acuerdo a una nota de prensa, los datos infrarrojos recopilados desde el espacio beneficiaron enormemente los resultados de este ejercicio. NEOWISE pudo confirmar el “redescubrimiento” de Apophis y, al mismo tiempo, recopilar rápidamente información valiosa que podría usarse en futuras evaluaciones de defensa planetaria, como su tamaño, forma e incluso pistas sobre su composición y propiedades superficiales. Las conclusiones del ejercicio fueron volcadas en dos nuevos estudios publicados recientemente en The Planetary Science Journal.

La trayectoria del asteroide 99942 Apophis cuando llegó a ubicarse a 32.000 kilómetros de distancia de la Tierra. El anillo de satélites geoestacionarios se muestra a modo de comparación. / Créditos: NASA/JPL–Caltech.

La importancia de la defensa planetaria

Los grandes asteroides potencialmente peligrosos (PHA, según las siglas en inglés) son capaces de causar una catástrofe global en caso de una colisión planetaria. Por lo tanto, la rápida evaluación de las características físicas de un objeto de este tipo es crucial para determinar su escala de riesgo potencial.

Según explicaron los científicos, el ejercicio de defensa planetaria se realizó durante el acercamiento a la Tierra del asteroide Apophis entre diciembre de 2020 y marzo de 2021. Sin embargo, los grupos de investigación implicados han estado realizando campañas de observación desde 2017, para probar la preparación operativa de las capacidades de defensa planetaria global.

El objetivo de esta campaña fue recuperar, rastrear y caracterizar a Apophis como un potencial impactador para ejercitar el sistema de defensa planetaria, incluidas las observaciones, la evaluación de riesgos hipotéticos y la predicción de riesgos futuros, junto a la comunicación de los potenciales peligros.

Datos que responden

Durante el “simulacro”, los datos derivados de las observaciones astrométricas estuvieron disponibles para su análisis en el modelo de evaluación de riesgos creado casi de inmediato, lo que permitió actualizaciones en tiempo real del cálculo de la probabilidad de impacto y las posibles ubicaciones de la colisión.

Al mismo tiempo, una medición temprana del diámetro del asteroide gracias a la información brindada por NEOWISE proporcionó una significativa disminución en la incertidumbre sobre el rango de posibilidades en torno a impactos hipotéticos. La disponibilidad de diferentes métodos de caracterización, como fotometría, espectroscopia y radar, proporcionó solidez a la capacidad del equipo de investigadores para evaluar el riesgo de impacto potencial.

Fuente: Tendencias21