Se investiga el riesgo para la Tierra del enjambre de las Táuridas

Científicos de la Western Ontario University estudian el potencial riesgo para la Tierra de un grupo denso de meteoroides dentro de la corriente de las Táuridas.

Cuando se consideran los catalizadores para colisiones catastróficas, existen dos fuentes principales de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés), como los asteroides y los meteoroides y los intrusos del sistema solar exterior, que generalmente son cometas. En las últimas décadas, se ha realizado un gran esfuerzo para catalogar más del 90 por ciento de los NEO potencialmente peligrosos, y se está trabajando para detectar, catalogar y rastrear números más grandes y tamaños más pequeños de estos objetos. Los intrusos del sistema solar exterior son mucho más difíciles de registrar, pero nuevamente, hay mucho trabajo en marcha.

El enjambre de las Táuridas es una tercera fuente potencial de riesgo que cambia las probabilidades de posibles impactos catastróficos. La explosión de Tunguska (Rusia) de 1908 se considera un evento de uno en 1.000 años, suponiendo una distribución aleatoria de eventos a lo largo del tiempo. Pero el enjambre de las Táuridas, a través del cual la Tierra pasa periódicamente, cambia las probabilidades significativamente y da una posible razón para el improbable caso de que una vez por evento de 1.000 años haya ocurrido hace más de un siglo. Si el poder hipotético del enjambre se prueba con éxito, esto también aumenta la posibilidad de un grupo de grandes impactos en un corto período de tiempo.

Para el estudio, publicado por arXiv y aceptado para publicación en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, David Clark del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Western Ontario University (Canadá), y Paul Wiegert y Peter Brown del Departamento de Física y Astronomía de la misma universidad simularon una gran colección de meteoroides de 100 metros de diámetro (como el que desencadenó el evento Tunguska de 1908) con órbitas similares al enjambre de las Táuridas y calcularon sus posiciones para 1.000 años. Al analizar la posición y el movimiento de cada objeto a lo largo del tiempo, los astrónomos calcularon dos tiempos óptimos de observación y ubicaciones de apuntamiento del telescopio para investigar adecuadamente su potencial de riesgo general.

Este verano, encuentro más cercano desde 1975

De acuerdo con el análisis de datos del Western Meteor Physics Group, la Tierra se aproximará a 30 millones de kilómetros del centro del enjambre de las Táuridas este verano, el encuentro más cercano desde 1975. Los cálculos también muestran que este será el mejor momento de observación del enjambre hasta principios de los años 2030.

“Ha habido un gran interés en la comunidad espacial desde que compartimos nuestros resultados en la reciente Conferencia de Defensa Planetaria en Washington, DC”, dice en un comunicado David Clark, un estudiante graduado de Western Ontario y primer autor del estudio. “Hay una fuerte evidencia meteórica y NEO que respalda al enjambre de las Táuridas y sus posibles riesgos existenciales, pero este verano brinda una oportunidad única para observar y cuantificar estos objetos”.

Fuente: EP

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!