Reconoce MIT a joven innovador por reducir el uso de pesticidas y aumentar la productividad del agro

La agricultura se enfrenta a numerosos retos: la dependencia de ciertos productos como fertilizantes y pesticidas, el agotamiento de acuíferos, la contaminación derivada de su actividad, una demanda de alimentos cada vez mayor y un rendimiento cada vez menor debido al cambio climático. Consciente de todos estos problemas, el joven ingeniero Irving Rivera quiso aplicar la ciencia que aprendió en la universidad a la agricultura, un sector poco tecnificado en México. Así nació la start-up Solena.

Rivera ha desarrollado un producto, que describe como “simple, fácil y práctico para el agricultor,” que hace que los suelos sean más fértiles y tengan más biodiversidad. Para lograrlo, el proceso empieza con un kit de muestreo que analiza la microbiología del suelo con el fin de conocer su estado. Tras la analítica, Rivera recomienda qué cultivo sería más rentable y aplica una mezcla de microorganismos para mejorar sus condiciones. Gracias a este avance, Rivera se ha convertido en uno de los ganadores Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2019 de MIT Review en español. “Solena empodera a la industria agrícola con el capital biológico de los suelos. Buscamos que la agricultura esté en armonía con la naturaleza”, explica.

“El enfoque de Solena consiste en que la base de la agricultura es el suelo, y cuanto más sano sea, menos insumos como pesticidas y fertilizantes necesitará el agricultor para tener una cosecha más rentable”, señala el joven. Además, su solución también es una herramienta para luchar contra la crisis climática al facilitar que la vida microscópica del suelo absorba carbono. “Cuanta más vida buena tenga el suelo, menos impacto tiene la agricultura. Atacamos la degradación de los suelos” añade.

Actualmente Rivera está mapeando el suelo de todo el estado mexicano de Guanajuato para entender su potencial agrícola y conocer qué suelo es mejor para qué cultivo. El joven señala: “Solena empodera a la industria agrícola con el capital biológico de los suelos. Buscamos que la agricultura esté en armonía con la naturaleza”. También está colaborando con la industria azucarera para conocer el estado de los suelos en cultivos de azúcar. Esta información será usada para mejorar el suelo a favor del agricultor, cuenta el innovador.

Por último, Solena también funciona como banco de conservación de microorganismos del suelo. Su creador concluye: “Nuestro objetivo es demostrar que con la innovación se pueden generar empresas de alto impacto con muchos beneficiarios de la tecnología y ser referentes en la conservación de los suelos y su biodiversidad”.

Para el director de la Agencia para el Desarrollo Energético de EDF Energías Renovables (Francia) Alain Picasso, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2019, resalta que “la estrategia de conservación y mejora de suelos es muy completa y sólida, que en el futuro siempre tendrá siempre más valor y que podría ofrecer nuevas oportunidades como análisis predictivo de rendimientos de cultivos”. El experto concluye: “Solena empodera a agricultores proporcionando salud y fertilidad a los suelos a través del conocimiento de su microbiodiversidad”.

Fuente: technologyreview.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!