Nuevos atisbos de la red intergaláctica del universo

Las ráfagas rápidas de ondas de radio (FRBs, por sus siglas en inglés) son radiodestellos misteriosos que se originan fuera de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Un equipo de científicos ha observado ahora la FRB más luminosa hasta la fecha, llamada FRB 150807.

Aunque los astrónomos aún no saben qué tipo de sucesos u objetos producen FRBs, el fenómeno les aporta datos nuevos y reveladores sobre la difusa y débil red de material que existe entre las galaxias, la llamada red cósmica o intergaláctica.

Dado que las FRBs como la descubierta por el equipo de Vikram Ravi, del Instituto Tecnológico de California en Estados Unidos, y Ryan Shannon, de la Universidad Curtin en Australia, suceden a miles de millones de años-luz de distancia, nos ayudan a conocer mejor el universo entre nosotros y ellas. Se cree que casi la mitad de toda la materia visible se halla distribuida sutilmente a través del espacio intergaláctico. Aunque esta materia no es normalmente visible para los telescopios, puede ser estudiada valiéndose de las FRBs, que en este aspecto sirven de faros iluminando por un instante la enigmática negrura cósmica del medio intergaláctico.

Cuando las FRBs viajan por el espacio, atraviesan material intergaláctico y se distorsionan, de manera similar a cómo parpadea una estrella ante nuestros ojos debido a que su luz es distorsionada por la atmósfera terrestre. Observando esas ráfagas, los astrónomos pueden conocer detalles sobre las regiones del universo a través de las cuales viajaron de camino a la Tierra.

La FRB 150807 parece estar solo débilmente distorsionada por el material de dentro de su galaxia anfitriona, lo que muestra que el medio intergaláctico en esta dirección no es más turbulento de lo que los teóricos habían pronosticado originalmente. Es la primera información directa sobre la turbulencia en el medio intergaláctico.

La detección de FRB 150807 ha permitido descartar algunas hipótesis según las cuales las FRBs estarían producidas en entornos densos con campos magnéticos fuertes. El resultado proporciona además una medida del magnetismo en el espacio entre galaxias, un paso esencial a la hora de determinar cómo se producen los campos magnéticos cósmicos.

Solo se han detectado 18 FRBs hasta la fecha. Misteriosamente, la mayoría solo emite una única ráfaga y no centellea repetidamente. Además, la mayoría han sido detectadas con telescopios que observan grandes franjas del cielo pero con escasa resolución, lo cual ha dificultado localizar la posición exacta de una ráfaga en concreto. El brillo sin precedentes de FRB 150807 permitió a Ravi y su equipo determinar su procedencia con mucha mayor precisión, convirtiéndola en la FRB mejor localizada hasta la fecha.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

 

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!