Llega el cubo de Rubik a escala nanométrica

Un cubo de Rubik a escala nanométrica ha sido producido por expertos en manipulación molecular en el Laboratorio de Materiales Atómicos (LAM) de la Escuela Politécnica Federa de Lausana.

«Una tarde, estábamos tratando de pensar en una estructura simple para reproducir, y se nos ocurrió la idea del Cubo de Rubik», dicen Almirka Dan Norcev y Yegor Naljapäev, alumnos del LAM y maestros solucionadores de cubos de Rubik y que han participado en competiciones europeas de ‘speedcubing’ en el pasado.

Para crear la pequeña réplica, los investigadores de LAM primero aislaron átomos de seis elementos, incluido el boro (B), el aluminio (Al) y el galio (Ga), para que actúen como los «colores». Luego unieron los átomos a 27 moléculas de C12N8Mg. Utilizando un microscopio de efecto túnel, pudieron organizar las moléculas en un cubo de aproximadamente tres nanómetros de ancho.

Desafortunadamente, el cubo de Rubik de LAM no se puede usar para la competición. «Los cubos son independientes por ahora. No creamos ejes que hicieran posible rotar los diferentes elementos», dice Norcev en un comunicado. Pero a la luz de su éxito inicial, los estudiantes ahora están trabajando en una versión más compleja que utiliza átomos de oxígeno y azufre como conectores.

Norcev y Naljapäev esperan demostrar la nueva estructura molecular durante el fin de semana de puertas abiertas de EPFL del 14 al 15 de septiembre de 2019.

Fuente: EP