Las arañas ‘afinan’ sus telas para ‘ver’ el mundo

Hace dos años, un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Oxford (Reino Unido) reveló que, cuando es punteada como una cuerda de guitarra, la seda de araña transmite vibraciones a través de una amplia gama de frecuencias, que llevan información acerca de la presa, posibles parejas e incluso sobre la integridad estructural de una red.

Ahora, una nueva colaboración entre Oxford y la Universidad Carlos III de Madrid ha confirmado que las telas de araña son instrumentos magníficamente sintonizados para la transmisión de vibraciones, y que el tipo de información que se envía puede ser controlado ajustando factores como la tensión y la rigidez de la tela.

Investigadores del Grupo de Seda y del Departamento de Ciencias de la Ingeniería de Oxford, y del Departamento de Mecánica de Medios Continuos y Teoría de Estructuras de la Carlos III, han estudiado los vínculos entre la vibración de la tela y las propiedades de la seda.

Su artículo, publicado en la revista Journal of the Royal Society Interface, concluye que la vibración de una telaraña se ve afectada por los cambios en la tensión de la red, la rigidez de la seda y la arquitectura de la red, todos los cuales son factores que la araña puede controlar.

Las arañas que habitan en telas tienen problemas de visión y dependen casi exclusivamente de las vibraciones para “ver” el mundo. Los patrones musicales procedentes de sus afinadas telas les proporcionan información crucial sobre el tipo de presa atrapada en la red y sobre los depredadores que se acercan, así como la calidad de las posibles parejas. Las arañas construyen cuidadosamente sus telas con una gama de sedas para controlar la arquitectura, la tensión y la rigidez, de forma análoga a la construcción y puesta a punto de un instrumento musical.

Láseres

Para estudiar cómo se propagan las vibraciones a través de una telaraña, el equipo utilizó una combinación de vanguardia: con láseres de alta potencia fueron capaces de medir experimentalmente las ultra-pequeñas vibraciones, lo que permitió generar y probar modelos informáticos utilizando análisis matemático de elementos finitos. La combinación de estas técnicas investiga los vínculos entre la propagación de las vibraciones y las propiedades del material de seda.

Estas nuevas observaciones sugieren que la araña puede utilizar el comportamiento y las propiedades de seda para controlar el funcionamiento de su tela.

Beth Mortimer, autora principal del artículo, en el que se que utilizó la araña de la cruz, o araña de jardín (Araneus diadematus), dice en la nota de prensa de Oxford: “Las telas de araña son estructuras multifuncionales, donde tanto la transmisión de vibraciones como la captura de presas son importantes.”

El profesor Fritz Vollrath, jefe del Grupo de Seda de Oxford, añade: “Tal vez la tela de araña nos pueda enseñar algo nuevo acerca de la visión virtual”.

Fuente: Tendencias 21

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!