La NASA muestra el impresionante momento en que un agujero negro “devoró” a una estrella

El pasado 29 de enero un especial fenómeno astronómico ocurrió a 375 millones de años luz de la Tierra, se trata de un evento de disrupción de marea que muestra cuando una estrella es destrozada al acercarse demasiado al horizonte de sucesos de un agujero negro y finalmente ser “devorada” casi por completo.

El hecho fue registrado por TESS, el telescopio espacial de la NASA dedicado a buscar exoplanetas, pero que justo a comienzos de este año una de sus cámaras estaba apuntando a la constelación Volans, donde ocurrió este evento y que recientemente fue publicado el estudio al respecto en la revista científica The Astrophysical Journal.

Finalmente esta semana la NASA ha publicado un video -realizado a partir de los datos enviados por TESS- de cómo se vería este suceso. La imágenes tratas por el Goddard Space Flight Center de la agencia espacial estadounidense revelan que una parte de la cola de la estrella logró escapar de la súper gravedad del agujero negro, mientras que el centro del astro de distorsionó hasta perderse en su interior.

Los agujeros negros son uno de los cuerpos celestes que aún presentan un gran misterio para los astrónomos ya que sólo se ha podido observar su horizonte, que es hasta dónde la luz logra escapar de su potente gravedad.

En esta oportunidad, el científico del Carnegie Observatories en California, Thomas Holoien, estuvo a cargo de la investigación. En el momento en que recibió la alerta, se encontraba trabajando en el Observatorio Las Campanas, en Chile, pero logró captar el inicio de este evento, algo muy extraño en procesos de este tipo.

“Porque identificamos el evento de disrupción de marea rápidamente con el Reconocimiento Automatizado de Supernovas en Todo el Cielo (ASAS-SN, por sus siglas en inglés), fue posible desencadenar una seguidilla de observaciones en múltiples bandas en los primeros días”, recuerda el científico y agrega que “la información obtenida en los primeros días es increíblemente valiosa para modelar la física de estas explosiones”.

Además, el fenómeno ocurrió en una zona constante de observación para TESS, por lo que -luego de las dos semanas que tarda el telescopio espacial en enviar información a la Tierra- se logró obtener los datos del inicio de ASASSN-19bt, como fue nombrado este proceso.

De acuerdo a la publicación de Holoien, la temperatura en esta zona del Cosmos disminuyó desde 40 mil grados Celsius a sólo 20 mil luego de la destrucción de la estrella. Los astrónomos creen que el agujero negro responsable de este fenómeno tiene una masa cercana a 6 millones de veces la masa del Sol, mientras que la estrella tendría un tamaño similar al astro de nuestro Sistema Solar.

Fuente: emol.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!