¿Hay probabilidad de que un asteroide choque contra la Tierra?

La NASA clasifica el peligro potencial que representa este cuerpo al acercarse al planeta y si hay riesgos de que se convierta en meteorito

Hollywood nos ha hecho pensar que la amenaza podría ser real. El primer fin de semana de septiembre un asteroide pasó muy cerca de la Tierra. Este fenómeno astronómico fue detectado desde abril pasado por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Los asteroides son pequeños restos que proceden de hace más de 4,600 millones de años. Estos fragmentos rocosos nunca se incorporaron a los planetas y continúan orbitando en el sistema solar, sobre todo en la región entre Marte y Júpiter denominada cinturón de asteroides. Pero,

¿Qué probabilidad hay de que uno choque con la Tierra?

La Planetary Society indicó que un asteroide con un diámetro mayor a 1 kilómetro es capaz de amenazar a la Tierra. Sin embargo, los astrónomos del organismo aseguran que la probabilidad que hay de que un asteroide choque contra nuestro planeta es de una en 50,000 y con una periodicidad promedio de cada cien años.

A través de su blog oficial, la Planetary Society asegura que los daños que podría ocasionar una colisión dependiendo del tamaño del asteroide van desde “un cráter de 10 kilómetros o más, la devastación global y el posible colapso de la civilización”.

Pese a que la probabilidad es mínima, la NASA realiza un seguimiento constante del avance de los asteroides. Cuando la agencia categoriza como “potencialmente peligroso” es porque está por debajo de las 0.05 unidades astronómicas de distancia estipuladas por el organismo bajo la Escala de Turín.

Esta medición cataloga mediante números la peligrosidad objetiva que tiene un asteroide de llegar a colisionar con la Tierra usando valores del cero al diez, siendo cero una posibilidad nula y diez una colisión segura.

¿Meteorito o asteroide? Cuál es la diferencia

El asteroide es considerado como un cuerpo inactivo y rocoso que orbita alrededor del sol. Mientras que un asteroide se convierte en un meteorito cuando se desintegra en la atmósfera terrestre y llega a la superficie. Cuando el aire los roza y los calienta.

En 2013 impactó en Rusia una lluvia de meteoritos sobre las montañas Urales lo que causó una serie de explosiones, lo que dejó más de 1,000 heridos en seis ciudades.

De acuerdo con información proporcionada a Tec Review por el Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se tienen registros de dos impactos de meteoritos en México. Uno de ellos es el cráter de Chicxulub y otro que cayó en el poblado de Allende en Chihuahua.

Las rocas del cráter, con las que se busca reconstruir el impacto del meteorito, son estudiadas en el Laboratorio de Paleoceanografía y Paleoclimas.

Fuente: tecreview.tec.mx