Cuidado con las bacterias carnívoras, también viven en la arena de las playas

El Departamento de Salud de la Florida reporta que no ha sido contactado por nadie asociado directamente con los recientes casos de bacteria necrosante que se han reportado en los medios de comunicación. Esa falta de contacto le dificulta al DOH investigar las circunstancias y lugares donde ocurrieron las infecciones.

“En este momento no tenemos conocimiento de primera mano de ninguno de los casos de fascitis necrosante que se han reportado en la prensa”, indica un comunicado de la agencia emitido el lunes.

Sin embargo, dada la preocupación general, el Departamento de Salud lanzó una campaña para informar a los bañistas las mejores maneras de protegerse. La campaña —llamada Swim it, Shore it, Dodge it— ofrece una guía sobre cuándo no bañarse en la playa.

Pero no es solo en el agua donde existe el peligro de infectarse, según Tom Iovino, director de comunicaciones del Departamento de Salud en el Condado Manatee.

“También se puede contraer en la arena”, dijo Iovino. “Ciertas bacterias crean colonias en la arena”

La causa más común de la fascitis necrosante son los estreptococos.

“Las personas no se ‘contagian’ con fascitis necrosante, es una complicación o un síntoma de una infección bacteriana que no se ha tratado debidamente”, informó el Departamento de Salud.

El Vibrio vulnificus, que se asocia frecuentemente con la bacteria carnívora o necrosante, es un bacilo “presente de manera natural en el agua salada cálida, como en el Golfo de México y aguas aledañas”, informa el Departamento de Salud. “La concentración de esta bacteria es mayor cuando el agua está más cálida”.

Iovino dijo que la razón por la cual el DOH no realiza pruebas para detectar la bacteria es porque ya saben que está presente en el agua salada, especialmente durante los meses de verano.

El fallecimiento reciente de Lynn Fleming, vecina de Ellenton, cuya familia dice que contrajo la bacteria mientras visitaba Coquina Beach, es el primero caso de su tipo en el Condado Manatee, según Iovino.

“Hasta donde sabemos, es el primer caso que hemos visto en el Condado Manatee”, dijo. “Hemos visto entre 38 y 40 casos este año en todo el estado”.

“Realizamos pruebas para detectar bacterias relacionadas con cosas como roturas de tuberías de aguas negras, y ahí es cuando emitimos alertas de no bañarse en el mar, así como también en el caso de las algas azulverdes.

“Pero no hacemos pruebas para detectar bacterias que sabemos que causan ciertas infecciones porque conocemos que son muy comunes”, explicó Iovino.

Por eso es muy importante tomar las precauciones debidas al ir a la playa, señalan las autoridades de salud.

El Departamento de Salud estatal reitera que “el diagnóstico rápido es la clave para el tratamiento efectivo y la recuperación”.

El DOH también reitera los consejos de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades, a saber:

No camine, se siente o se bañe en el Golfo de México con heridas abiertas.
Limpie y trate debidamente las heridas después de una exposición accidental a las aguas del Golfo de México y sus alrededores.
Acuda inmediatamente al médico si desarrolla cualquier síntoma de infección.
Dígale el médico que la herida abierta estuvo expuesta al agua de mar, piscinas o similares.

Iovino dijo que hay que tener cuidado con el término “herida abierta”.

La mujer de Ellenton que falleció tenía una cortada de menos de una pulgada. Iovino dijo que conoce de otro caso de un hombre que se cortó afeitándose. La bacteria no es peligrosa si la persona no tiene una lesión en la piel, que puede ser tan pequeña como un rasguño o el orificio minúsculo que deja una donación de sangre.

Los síntomas de la bacteria necrosante casi siempre son los de una enfermedad que compromete el sistema inmunológico, pero todos deben sellar cuidadosamente cualquier cortada o rasguño antes de entrar al agua de mar y prestar atención a cualquier problema en la piel después de ir a la playa.

Las autoridades de salud también piden a los familiares y amigos de los que contraigan la infección que la reporten al condado o al Departamento de Salud estatal, específicamente dónde fue que la persona se haya podido infectar.

Fuente: elnuevoherald.com