Nuevo robot para conversar muestra un avance en la expresión de emociones

Un nuevo sistema robótico de interacción llamado «máquina de conversación emocional» (ECM, por sus siglas en inglés) ha sido desarrollado por un equipo científico en China y catalogado como un gran avance en una era de comunicación entre personas y robots que va más allá de las actividades puramente funcionales.

En una prueba, el ECM logró crear respuestas coherentes y emocionales durante una conversación demostrando cinco estados distintos como lo son la felicidad, tristeza, enojo, malestar y amabilidad, logrando que el 61% de las personas que se relacionaron con el sistema, lo prefirieran por sobre una versión neutral.

«Aún estamos muy lejos de lograr que una máquina logre entender completamente las emociones de un usuario, sin embargo, este es el primer acercamiento a solucionar el problema», aseguró el científico computacional de la Universidad Tsinghua y coautor del estudio, Minlie Huang.

Durante la prueba, el equipo de Huang sometió al ECM a diversas conversaciones, una de ellas tenía la frase «ha sido el peor día de la vida. Llegué tarde por culpa del tráfico». Ante este ejemplo, la versión neutra del robot emitió una respuesta sin emociones: «Llegaste tarde».

En cambio, la versión emocional de este robot logró dar con respuestas como «a veces la vida apesta», para la versión molesta; «siempre estaré aquí para apoyarte», en su modo amable; e incluso una versión feliz con un mensaje «¡continúa sonriendo! Las cosas mejoran».

El sistema de aprendizaje del ECM se realizó a través de una selección de mensajes de la red social china Weibo, que fueron catalogados previamente por un equipo humano en una de las cinco categorías emocionales que es capaz de «mostrar» este robot. Con este sistema, la máquina fue capaz no sólo de responder con emociones, sino también a realizar preguntas.

Para las pruebas futuras, el equipo espera que el ECM sea capaz no sólo de mostrar estos estados, sino también identificar los momentos en que estas respuestas deben ser entregadas y su intencionalidad. «Podría llegar a ser más empático», señaló Huang, en un desafío que también incluye que el robot no aprenda conductas negativas como la ira.

Fuente: Emol.com