Madre esconde cámara en el cabello de su hija con autismo para exhibir a maestras abusadoras

Una maestra de primaria y dos de sus asistentes fueron detenidas por la policía la semana pasada en Virginia Occidental, acusadas de abuso verbal contra menores y negligencia ante situaciones de abuso infantil en la escuela.

El caso comenzó en octubre, cuando Amber Pack sospechó que su hija de 6 años de edad era víctima de bullying en la escuela primaria Berkeley Heights en Martinsburg.

La menor, quien padece autismo y asiste a clases para niños con necesidades especiales, regresaba de la escuela con marcas en sus brazos, como si alguien los hubiera apretado con sus manos.

A causa de su condición, la niña no se comunicaba verbalmente pero empezaba a llorar cuando se acercaba el autobús escolar para recogerla.

Así que a la señora Pack se le ocurrió una idea para descubrir qué estaba pasando. Documentos de la corte revelaron que la madre de la víctima compró un dispositivo diminuto y lo escondió entre el cabello de su hija.

Cuando la señora Pack escuchó el audio que el dispositivo grabó, quedó impactada. Las responsables de agredir a su hija y a otros niños eran la misma maestra para niños discapacitados, Christina Lester, y sus dos asistentes, June Yurish y Kristin Douty.

Los audios revelaron que las mujeres a cargo del cuidado de los menores amenazaban a los niños con pegarles a la menor provocación. También insultaban a sus alumnos y se burlaban de ellos.

La señora Pack hizo la denuncia, se llevó a cabo la investigación y la fiscalía presentó en febrero la demanda contra las mujeres señaladas. La demanda también incluyó a la directora de la escuela y al distrito escolar.

Meses después, los cargos criminales contra la maestra y sus asistentes fueron presentados, lo que llevó a sus detenciones la semana pasada. En un comunicado, el fiscal general Patrick Morrisey dijo:

Estos arrestos envían un mensaje contundente: que el abuso infantil no será tolerado y debe denunciarse. Debemos continuar trabajando para garantizar que los niños vulnerables estén protegidos, especialmente en la escuela.

En lo relativo a la víctima, la niña ya se encuentra en otra escuela en un ambiente más agradable, mientras que la familia asegura estar contenta de que por fin las agresoras tengan que rendir cuentas a la justicia.

Fuente: televisa.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!