En quiebra Mars One, la empresa que prometía enviar humanos a Marte

Mars One Ventures AG, con sede en Suiza, reconoció tener una deuda acumulada de 1,1 millones de francos suizos. Tienen un mes para intentar revertir el proceso de quiebra.

Los últimos días no han sido los mejores para la exploración en Marte. Ayer la NASA, cargada de mensajes de agradecimiento, anunció la muerte de la misión Opportunity, el rover que llegó a Marte hace 15 años. En junio de 2018, tras una tormenta de polvo que abrumó este planeta, la Nasa perdió contacto con Oppy, como le decían con cariño. Y ayer, después de los últimos intentos para comunicarse con el rover, le dieron el adiós final.

Pero otra noticia relevante a la exploración en Marte que sucedió un día antes de la muerte de Oppy pasó desapercibida. La empresa que financiaba el proyecto Mars One, con el que se buscaba establecer la primera colonia humana en el planeta rojo está en quiebra.

“Mars One Ventures AG, con sede en Suiza, ha acumulado una deuda de 1,1 millones de francos suizos (en torno a un millón de euros), según ha reconocido hoy la compañía en un comunicado”, explica el periódico español El País.

El proyecto Mars One llegó a los medios de casi todos los países en el 2012 al anunciar que tenía la misión de enviar cuatro voluntarios a Marte en el 2025 para que empezaran a colonizar el planeta. Parte de la plata para lograrlo, también explicaron, vendría de ingresos publicitarios, como el acuerdo que tenían con la productora que hace “Gran Hermano”, ya que tenían planeado hacer de misión un reality. En 2014, supuestamente, ya tenían casi 800.000 dólares en sus bolsillos.

Pero la idea de colonizar Marte, sobre todo a la vuelta de diez años, no sonaba muy viable para los expertos, que no se casaron de ponerlo en duda. Primero, porque veían la parte económica muy quedada y, segundo, porque no creían que el nivel de la tecnología soportaría el envío de cuatro personas a otro planeta.

Es más, según cálculos realizados por el Instituto Técnico de Massachussets, Estados Unidos, “los participantes se asfixiarían a los 68 días de su llegada a Marte por los fallos en el diseño de los habitáculos”. Pese a esto, Bas Lansdorp, fundador del proyecto, siguió adelante.

Ahora, el nuevo obstáculo, es salir de la quiebra. “Según el dictamen del tribunal de apelaciones de Basilea la compañía tiene un mes para intentar revertir el proceso de quiebra. En un comunicado, Lansdorp asegura que el proceso de acreedores no afecta a la fundación sin ánimo de lucro Mars One vinculada al proyecto. La empresa en quiebra asegura que hay un inversor dispuesto a pagar la deuda”, concluye El País.

Fuente: elespectador.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!