Desde microchips en uniformes y balones hasta un estadio inteligente: la tecnología impulsó como nunca el Super Bowl LVIII

El Super Bowl LVIII fue un éxito mediático y la tecnología tuvo todo que ver

El Super Bowl LVIII brilló no solo por la destreza de los jugadores y la presencia de Taylor Swift. La tecnología dentro y fuera del campo de juego lució como una de las grandes estrellas del evento. El vinculo entre los deportes y las grandes innovaciones nunca había sido tan tangible y lucrativo.

El diseño del Allegiant Stadium dejó poco espacio para dudas. La sede del encuentro entre Kansas City Chiefs y San Francisco 49ers fue desarrollada por MANICA, un despacho arquitectónico boutique. El estadio se alza en la famosa The Strip de Las Vegas, Nevada con una estética que emula a la de los autos de lujo. Su apariencia futurista y de vanguardia es coherente con los recursos tecnológicos con los que cuenta.

El recinto fue habilitado con una sistema que permite tener dos tipos de campo; uno de césped natural y otro con pasto sintético. Montados uno sobre otro, son retráctiles gracias a un mecanismo compuesto por 72 motores que permitieron pasar de un escenario a otro para cambiar el aspecto y funcionamiento del lugar en cuestión de minutos.

Uno de los avances más visibles para quienes disfrutaron del Super Bowl en directo fue el equipo de transmisión. Estuvo conformado por más de 2,553 monitores de entre 27 y 98 pulgadas instaladas a lo largo y lo ancho de todo el recinto capaces de mostrar contenido en tiempo real. A esto se sumó una pantalla exterior de malla LED que ocupó 8,412 metros cuadrados. Es el componente más grande en su tipo en un estadio de futbol profesional. Al norte del estadio, dos pantallas de video de 1,822 metros cuadrados mostraron lo que sucede en la cancha, mientras que una pantalla LED de 3,734 metros cuadrados dio cuenta del marcador del partido.

Ernesto Hernández, director general y vicepresidente de ventas de Zebra Technologies México, compartió a Wired en Español que “el estadio cuenta con una aplicación móvil llamada ‘Raiders + Allegiant Stadium’ por la cual puedes comprar los boletos a los partidos, tener contenido exclusivo en tiempo real, comprar mercancía oficial en línea y ordenar tu comida sin la necesidad de hacer filas. Este tipo de tecnologías nos ayudan a recopilar cualquier tipo de información que las marcas o las empresas necesitan para crear procesos mucho más eficaces, y otras cosas que podemos crear para que el usuario final tenga una experiencia única y personalizada”.

Una sede de lujo y sustentable para el Super Bowl LVIII

El Allegiant Stadium funciona en su totalidad con energía renovable procedente de Nevada. Según el desarrollador, el suministro de agua está sustentado por un sistema que emplea componentes “de alta eficiencia” para mitigar el uso excesivo del líquido que permiten ahorrar cerca de 535 millones de galones a diario. El techo está fabricado con ETFE, un polímero que permite la iluminación completa del estadio, proporciona beneficios de adaptabilidad climática, rendimiento de aislamiento, autolimpieza, una larga vida útil y es reciclable.

El equipo de ingeniería emplea un sistema de de gestión de edificaciones, basado en un software y un hardware de supervisión y control. Mediante esta tecnología, rastrea y revisa diligentemente los datos de optimización de energía en tiempo real para tomar decisiones efectivas sobre el consumo energético diario y asociado a eventos particulares, como el Super Bowl.

En términos de conectividad, la arena incorpora un sistema DAS (Distributed Antenna System) que garantiza una cobertura para comunicaciones móviles óptima, compatible con tecnología 4G y 5G. La instalación está compuesta por 10 niveles, 127 suites VIP, restaurantes y locales comerciales. Tiene la capacidad para albergar a 65,000 espectadores, con opción para ajustar su diseño y recibir hasta 72,000 visitantes. Su construcción tuvo un costo de 1,800 millones de dólares y es considerado el segundo estadio deportivo más costoso del mundo.

“Por ser uno de los venues más modernos, cuenta con varias características tecnológicas avanzadas. Se tiene que destacar su enorme pantalla LED de alta definición, que proporciona imágenes claras y detalladas. Además, su sistema de conectividad WiFi de última generación garantiza que los aficionados puedan compartir su experiencia en tiempo real sin problemas de conexión, lo cual hace que el word of mouth [marketing de boca a boca] y la viralización en medios sociales suceda”, compartió Victor Alvarado, senior sales manager en OneFootball.

Una transmisión del Super Bowl nunca antes vista

El disfrute del despliegue tecnológico no fue exclusivo para los fanáticos que pagaron de entre 6,246 y hasta 45,313 dólares para vivir la final de la NFL en vivo. CBS, la cadena televisiva a cargo de la transmisión del Super Bowl, instaló un sistema de 165 cámaras dentro y fuera del Allegiant Stadium para seguir el evento.

El plan de cobertura añadió 48 dispositivos de captura para tomas a muy baja velocidad y 24 cámaras de extracción de zoom 4K, un tipo de acercamiento fotográfico que facilita la visualización de detalles en las repeticiones. La CBS implementó por primera vez cámaras ‘Doink’, pequeños equipos de alta definición que se ubican en los huecos verticales de los marcadores del campo. El set se complementa con tres sky cams, dos fly cams y tres drones para tomas aéreas y 24 cámaras robóticas que transmitieron contenido en vivo dentro del estadio y desde toda la ciudad.

Durante el Super Bowl se usaron 23 cámaras de realidad aumentada, de las cuales 11 fueron utilizadas en el proceso de retransmisión de la CBS, ocho durante la retransmisión alternativa de Nickelodeon y cuatro en el set de la cadena en las fuentes del Bellagio, el mítico hotel y casino de Las Vegas.

Según la cadena, esta infraestructura permitió transmitir imágenes en 1080p de alto rango dinámico y 4K HDR. Esta fue la primera vez que una final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) se difundió con esta resolución.

La empresa mediática pretendió garantizar que este Super Bowl fuera el más visto de todos los tiempos con miras a capitalizar el llamado “efecto Taylor Swift”. La Facultad de Comunicación y Medios de la Universidad Estatal de Montclair publicó un estudio que anticipaba que este “super tazón” fuera ser el más visto de la historia gracias a la presencia de la reconocida cantante.

“El Super Bowl siempre atrae a una audiencia completamente nueva porque algunas personas simplemente vienen para ver los anuncios y el espectáculo de medio tiempo. Pero ahora estás agregando a la estrella pop más grande del planeta. Está casi garantizando que esta será la final de la NFL más vista de todos los tiempos. El récord de audiencia (114,12 millones) podría superarse en más del 10%”, sostuvo Kelly Whiteside, profesora de Comunicación Deportiva en la Escuela de Comunicación y Medios, responsable del estudio.

Mantener el negocio en términos publicitarios que supone el Super Bowl se lee entre líneas. El sitio especializado en marketing Ad Age estimó que el precio promedio de un comercial de 30 segundos para el Super Bowl de este año ascendió a 7 millones de dólares. La cifra suele incrementarse debido a que muchas de las piezas comerciales superan esta duración. Sus cálculos indicaron que la cantidad pudo haberse triplicado. Estos costos no incluyen gastos adicionales como la producción del anuncio o pago a celebridades que los protagonizan. Estos aspectos pudieron generar un desembolso adicional de entre 500,000 y 2 millones de dólares.

Las redes y plataformas sociales también entraron al juego. El Super Bowl LVIII fue el escenario para el debut de una experiencia inmersiva. En colaboración con la NFL, Snapchat integró su tecnología Camera Kit para que los fans interactuaran con experiencias de Realidad Aumentada proyectadas en las espectaculares pantallas del estadio. La experiencia también estuvo disponible desde la aplicación de la red social para que los fanáticos que siguieron el evento a distancia pudieran disfrutar de la herramienta.

Un vocero de Snapchat dijo a Wired en Español que “la forma en la que los aficionados viven los grandes eventos deportivos ha cambiado significativamente. Los avances tecnológicos, como la realidad aumentada, juegan un papel muy importante en la conexión e interacciones de los fans. La tecnología ofrece a la próxima generación de aficionados nuevas formas de participar en la acción, tanto en el estadio, como desde su casa”.

La IA no estuvo fuera del Super Bowl

En los últimos años, la NFL ha apostado por incorporar diversos sistemas y recursos tecnológicos para optimizar el rendimiento de los jugadores, evitar lesiones y mejorar las condiciones de seguridad en los partidos de la temporada como en el Super Bowl. La inteligencia artificial (IA) ha sido parte crucial de este proceso.

“La NFL y otras organizaciones deportivas están invirtiendo cada vez más en tecnología innovadora en todos los aspectos de sus negocios. Desde los gemelos digitales de jugadores para prever y prevenir lesiones hasta las experiencias en el metaverso para los fanáticos, la liga ha establecido un estándar para implementar avances tecnológicos antes de 2024, y puede considerarse una organización líder en la industria deportiva en general hacia el futuro. El Super Bowl puede considerarse un ecosistema de innovación cuando se tienen en cuenta todos los esfuerzos publicitarios circundantes que exploran nuevos medios y formas de interactuar”, sostuvo Bill Quinn, futurista de TCS, empresa de soluciones comerciales, de consultoría y de servicios de TI.

Riddell es una marca de cascos de fútbol americano con licencia oficial de la NFL. A lo largo de diferentes temporadas y ediciones del Super Bowl, ha puesto a disposición de los equipos de la liga el Q-Collar, un collar deportivo que protege el cerebro de los jugadores expuestos a golpes de gran impacto. Estos impactos pueden generar lesiones cerebrales de importancia, específicamente una afección conocida como encefalopatía traumática crónica. El dispositivo se coloca sobre los hombros del usuario rodeando el cuello y presionando ligeramente la yugular. Este contacto reduce el flujo sanguíneo que se envía al cerebro y, en caso de un golpe fuerte, reduce la acumulación de sangre en el órgano.

El rendimiento de los profesionales de futbol americano también se procura con tecnología. Más de un tercio de los equipos de la NFL utilizan la tecnología de seguimiento de Zebra Technologies basada en tags RFID. Son pequeños dispositivos, con menos de 4 gramos de peso, que se instalan en las hombreras de los uniformes de los jugadores y en los balones. Capturan datos de ubicación, velocidad y aceleración de cada jugador y jugada en tiempo real con alta precisión. La información es procesada a través del programa Next Gen Stats de Zebrainstal. Los entrenadores y equipo estratégico pueden predecir jugadas y optimizar sus planes de juego.

El avance más reciente al respecto es Digital Athlete. Se trata de una representación virtual de cada jugador de la NFL que puede usarse para predecir mejor y eventualmente prevenir lesiones de los jugadores. Recopila información sobre juegos pasados, rendimiento actual y condiciones de salud que son analizadas por sistemas de IA y aprendizaje automático. El sistema entrega datos para comprender con precisión qué necesitan los jugadores de forma individual para mantenerse saludables, mejorar su actuación en el campo y optimizar su rendimiento. La tecnología es utilizada por los 32 clubes de la NFL desde la temporada pasada.

Lo que está por venir es prometedor. “En un Super Bowl del futuro, podríamos ver escenarios donde los nanobots administren instantáneamente medicamentos para el dolor a un mariscal de campo cuando es derribado, o notifiquen a un entrenador en la línea lateral cuando un jugador esté lesionado con un esguince o pueda estar en riesgo de esforzar su corazón, entre otros. La industria deportiva está ingresando a una nueva era de innovación tecnológica que brinda beneficios tanto a atletas profesionales como a entusiastas”, asegura Bill Quinn.

La inclusión de la IA en el mundo deportivo trasciende más allá del Super Bowl y está a la espera de ser capitalizada. “Con este tipo de sistemas podemos calcular cuáles son los parámetros que pueden afectar al rendimiento de un deportista y, con esta información, es posible evitar lesiones, jugadas poco favorecedoras y estar siempre pendientes de la posible fatiga acumulada que puedan sufrir los atletas. La IA es una gran herramienta, que el miedo no nos impida explorarla y explotar su potencial”, concluyó Víctor Alvarado.

Fuente: es.wired.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *