Astrónomos descubren otra luna en el sistema solar con un océano oculto en su interior

Se llama Mimas y es una pequeña luna helada que orbita Saturno, un planeta con numerosos satélites a su alrededor

Astrónomos han confirmado la existencia de un océano oculto en las profundidades de Mimas, una de las lunas menos conocidas de Saturno. Este descubrimiento, basado en datos recopilados por la misión Cassini de la NASA, sugiere la existencia de un océano de agua líquida enterrado bajo su corteza helada.

Con este hallazgo, Mimas se une a una lista creciente de lunas en el sistema solar conocidas por albergar océanos internos, entre ellas Europa y Encélado, satélites de Júpiter y Saturno, respectivamente. El estudio que describe el hallazgo se publicó este miércoles en la revista Nature.

El satélite ha sido apodado por los expertos como la ‘Estrella de la Muerte’, nombre salido de la franquicia de películas Star Wars, debido a un característico cráter que posee en uno de sus lados. El descubrimiento fue liderado por el astrónomo Vlery Lainey del Observatorio de París.

En el interior de la luna Mimas

El océano de Mimas, escondido bajo una capa de hielo que varía entre 20 y 30 kilómetros de espesor, representa un fenómeno sorprendente en la astronomía. Los análisis indican que este reservorio acuático podría extenderse globalmente, albergando un volumen considerable de agua líquida.

Antes se creía que Mimas era una esfera de hielo sólido hasta su núcleo; sin embargo, no podían explicar su inusual oscilación orbital, que insinuaba un misterio en su interior. Ahora, se ha confirmado que se trataría de un océano interno.

Este ambiente extremo, protegido de las inclemencias del espacio, presenta un escenario intrigante para la ciencia, ofreciendo pistas sobre los procesos geológicos y las interacciones gravitatorias que mantienen el agua en estado líquido.

Un océano joven

El origen del océano interno de Mimas es objeto de fascinación y estudio. Las investigaciones sugieren que este cuerpo acuático es relativamente joven, con una edad estimada entre 5 y 25 millones de años.

Se teoriza que las interacciones gravitacionales con Saturno podrían haber generado suficiente calor interno en Mimas para derretir parte de su interior, dando lugar a la formación del océano. Este proceso, conocido como calentamiento por marea, destaca la importancia de las dinámicas orbitales en la evolución geológica de las lunas.

A la búsqueda de indicios de vida

Aunque el descubrimiento del océano en Mimas abre la puerta a especulaciones sobre la posibilidad de vida, aún es prematuro hacer afirmaciones en este sentido.

La existencia de agua líquida es un requisito clave para la vida tal como la conocemos, pero se necesitan más investigaciones para entender las condiciones específicas del océano de Mimas, incluyendo su composición química y la estabilidad térmica. Este enigma mantiene a la comunidad científica en vilo, ansiosa por desentrañar los secretos que este océano subterráneo podría esconder.

Estos descubrimientos subrayan la diversidad y complejidad de los cuerpos celestes en nuestro vecindario cósmico, ampliando nuestro entendimiento sobre dónde y cómo podría existir la vida más allá de la Tierra.

Fuente: larepublica.pe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *