Tenemos un problema global con las superbacterias y el cambio climático lo está acelerando

El término “superbacteria” se refiere a cepas de bacterias que son resistentes a la mayoría de los antibióticos que se usan comúnmente en la actualidad. Las bacterias resistentes que causan pulmonía, infección de las vías urinarias e infecciones en la piel son solo algunos de los peligros a los que nos enfrentamos hoy en día. El problema es más grave de lo que parece y sobre todo está pasando demasiado desapercibido para una sociedad que, tarde o temprano, deberá hacer frente a las consecuencias de no tener un remedio eficaz del que echar mano.

Debemos ser conscientes de que nos estamos quedando sin antibióticos eficaces. Por supuesto existe un gran número de equipos e investigadores que están trabajando para encontrar soluciones, sin embargo luchan contrarreloj y frente a un evento que ya parece imparable: el cambio climático.

La eficacia de los antibióticos es uno de los pilares básicos de nuestra actual sanidad y ha conseguido que la esperanza de vida de la Humanidad alcanzara cotas impensables en tan solo un siglo. Sin embargo, en su éxito sin precedentes también radica una de sus mayores debilidades: el uso y abuso de antibióticos se ha convertido en una verdadera pesadilla y una de las razones por las que las superbacterias se están adaptando tan rápidamente.

Por otro lado sabemos a ciencia cierta que el cambio climático se ha convertido en una importante amenaza para la salud pública mundial, particularmente porque el aumento de las temperaturas produce también una mayor población de insectos transmisores de enfermedades, como los mosquitos. Pero este aumento de las temperaturas, tal y como indican todos los estudios, está contribuyendo también a un aumento de las superbacterias. El calor alienta a las bacterias a crecer, proporcionándoles la oportunidad de mutar y eludir los antibióticos que en otros tiempos las mataban fácilmente.

Es un problema complejo, y al mal uso de los antibióticos, los expertos también señalan otros agravantes, y en especial al calentamiento global que el planeta está experimentando.

Todos los estudios apuntan su dedo hacia el cambio climático como uno de los elementos que están acelerando la resistencia de las bacterias. Desde que el año pasado se hiciera público un artículo demoledor en Nature, Antibiotic Resistance Increases with Local Temperature, los investigadores cada vez tienen menos dudas sobre que el aumento de temperaturas está contribuyendo a que las bacterias se salten con más facilidad y rapidez la barrera protectora de nuestros actuales antibióticos.

En este estudio epidemiólogos del Hospital infantil de Boston e investigadores de la Universidad de Toronto descubrieron que temperaturas locales más altas y densidades de población se correlacionaban con un mayor nivel de resistencia a los antibióticos entre una serie de cepas bacterianas comunes. Cambio climático y superpoblación, dos eventos que ya parecen imparables y que están acelerando nuestro problema con las superbacterias resistentes a antibióticos.

Finalmente, los autores del estudio afirman que estamos subestimando el problema al que nos enfrentamos. Las predicciones y escenarios planteados por la Organización Mundial de la Salud deberían reconsiderarse y añadir la subida de las temperaturas como un elemento que está acelerando el aumento de muertes causadas por falta de antibióticos.

Fuente: Noticias Yahoo

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!