Investigadores descubren método que rehabilita riñones para trasplante

El descubrimiento lo hicieron investigadores de la Facultad de Medicina de Sao José do Río Preto (Famerp), ciudad en el interior del estado de Sao Paulo (sureste de Brasil) y fue publicado este mes en el Journal Transplantation Direct.

El estudio tiene el apoyo de la Fundación de Amparo a la Pesquisa del Estado de Sao Paulo (Fapesp) y fue premiado por la Asociación Brasileña de Trasplante de Órganos y por la Sociedad Internacional de Trasplantes.

Actualmente, los riñones que se utilizan para los trasplantes proceden de personas que tuvieron la muerte cerebral decretada. Estos órganos se clasifican en dos tipos: riñones del tipo padrón (buenos para ser trasplantados) o riñones diferentes del padrón o riñones de criterios extendidos (generalmente, procedentes de donadores de más de 60 años, que en la mayoría de los casos, acaban siendo descartados.

Los científicos identificaron que los riñones de criterios extendidos pueden tener más complicaciones por presentar inflamaciones en algunas de sus moléculas. Estas inflamaciones se producen en el momento en que el órgano es guardado para la donación, por la falta de oxigeno o por las bajas temperaturas a las que el riñón es sometido durante el proceso.

“Lo que no se sabía es que si la inflamación se trata, el riñón vuelve a ser apto para ser trasplantado, sin que pueda traer problemas para el receptor. Con biopsias que hicimos en los riñones de criterios extendidos, conseguimos identificar qué moléculas quedaban afectadas por la inflamación, con lo que logramos desactivarlas o tratarlas y así, disminuir la inflamación del riñón”, explicó a Xinhua el investigador Mario Filho, coordinador de la pesquisa.

Según Filho, “hay algunos medicamentos que pueden actuar y disminuir este proceso inflamatorio antes de colocar el riñón en el cuerpo del receptor, disminuyendo así el índice de rechace y descarte de estos riñones”.

“Lo que buscamos es una forma para mejorar la calidad del riñón y del receptor. La expectativa de la población es cada vez mayor y con ello, los órganos para los trasplantes son cada vez mas viejos, lo que representa un reto para la ciencia y la medicina”, agregó el especialista.

El próximo paso de los investigadores ahora será convertir el tratamiento logísticamente viable, es decir, hacer que los medicamentos y los riñones queden próximos unos de los otros.

“Ahora esperaremos la evaluación de la crítica internacional sobre el resultado del tratamiento y ver si algún laboratorio nos ayuda a viabilizar este proceso”, agregó Filho.

Fuente: Xinhua

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!