Ambicioso proyecto va en pos de los últimos secretos del átomo

El universo observable contiene aproximadamente 1053 kilogramos de materia ordinaria, la mayoría de la cual se concentra en unos 1080 protones y neutrones. Junto con los electrones, estas partículas son los constituyentes de los átomos. Pero ¿de dónde procede la masa de los protones y los neutrones?

La respuesta no es sencilla. Los protones y los neutrones, denominados colectivamente nucleones, se componen a su vez de quarks. Estos últimos se mantienen unidos gracias a los gluones. Sabemos que los gluones tienen masa nula, mientras que la masa de los quarks presentes en un nucleón apenas da cuenta de un 2 por ciento de su masa. Así pues, ¿de dónde proviene el resto?

El anterior no es el único misterio de los ladrillos atómicos. El espín de un nucleón tiene también un origen enigmático: al igual que ocurre con la masa, el espín de los quarks no basta para explicar el del nucleón. Los físicos están convencidos que la masa y el espín de los nucleones tienen su origen en las complicadas interacciones entre quarks y gluones, pero la manera exacta en que esto sucede resulta desconocida. El conocimiento teórico al respecto es limitado, ya que las interacciones entre quarks y gluones se hallan gobernadas por la cromodinámica cuántica, una teoría extremadamente difícil de resolver.

Para progresar en este frente necesitamos datos experimentales. Es aquí donde entra el Colisionador de Electrones e Iones (EIC, por sus siglas en inglés). A diferencia de otros aceleradores de partículas, como el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN, en Europa, o el Colisionador de Iones Pesados Relativistas (RHIC), en EE.UU., donde solo chocan partículas compuestas, el propósito del EIC es hacer colisionar protones y neutrones contra electrones. Estos últimos son partículas puntuales, sin estructura interna, por lo que resultan ideales para usarlas a modo de microscopio y explorar el interior de los nucleones.

El EIC constituye una de las mayores prioridades de la comunidad nuclear de Estados Unidos. Lo más probable es que se construya en el Laboratorio Nacional de Brookhaven, en Nueva York, o en el Laboratorio Nacional Thomas Jefferson, en Virginia. Si el proyecto se aprueba, podría comenzar a tomar datos en 2030. Esta máquina podrá ver cómo los quarks y los gluones contribuyen a la masa y el espín del protón y el neutrón. Y también responderá a otras cuestiones, como si quarks y gluones se concentran en ciertas regiones del nucleón o si, por el contrario, se distribuyen de manera uniforme. Sus datos proporcionarán información esencial para entender la manera en que las partículas elementales interaccionan y dan forma al universo que vemos. Cincuenta años después del descubrimiento de los quarks, estamos finalmente en posición de desentrañar sus secretos.

Fuente: investigacionyciencia.es

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!