Dos automotrices desarrollan unos asientos que harán creer a tu cerebro que estás caminando

El Grupo Jaguar Land Rover se encuentra desarrollando una nueva tecnología en los asientos que será capaz de simular que estamos caminando para evitar lesiones

Los asientos de los coches son un aspecto fundamental y que debe de ser cuidado para no solo velar por el confort de sus ocupantes, sino también por su seguridad. Con el paso de los años, hemos sido testigos de cómo diferentes marcas desarrollaban importantes novedades para mejorar la convivencia con ese artilugio de cuatro ruedas en el que tantas horas invertimos. No en balde, Jaguar y Land Rover han querido ir más lejos con una nueva función que será más beneficiosa para nuestra salud gracias a un sistema que engañará a nuestro cerebro.

Y es que debemos reconocer que el avance tecnológico no solo está consiguiendo que nuestra vida sea más cómoda, sino también más sedentaria. Cada vez son más las soluciones que se encargan de evitar que movamos un solo músculo, algo que, a la larga, puede resultar fatal para nuestro cuerpo. Sin embargo, los ingenieros de la casa inglesa han decidido ofrecer un sistema a medio paso entre hacer ejercicio y no levantarnos del sofá.

Se denomina oscilación pélvica y se trata de un sistema que, mediante unos microajustes, provoca una actuación sobre los músculos capaz de enviar al cerebro una información muy similar a la que recibe cuando estamos caminando. De momento es un proyecto en fase de pruebas, pero sin lugar a dudas conseguirá evitar posibles lesiones musculares o esos mareos tan típicos que ocurren en largos viajes.

Otra importante innovación que acarrea este revolucionario sistema es que se adapta tanto al conductor como al copiloto. Es decir, es capaz de tener en cuenta la fisionomía de aquel que esté sentado en algunas de las plazas delanteras y actuar en función de sus características físicas. De esta forma, será viable que la oscilación pélvica sea eficaz independientemente de nuestros rasgos corporales.

Este sistema se esconde en el relleno del asiento y se encargará de reducir la probabilidad de padecer enfermedades generadas por una vida sedentaria. De ser así, podríamos estar hablando de poner fin a esos problemas que padece un cuarto de la población mundial capaces de afectar al desarrollo de los músculos y a su avance natural por culpa de un deterioro prematuro.

Los ingenieros del grupo inglés siguen trabajando en la creación de un sistema seguro y eficaz a partir de esta base con el objetivo de aplicarlo en los coches del mañana. De ser una solución exitosa, podríamos estar ante un invento que se extendería de forma global al resto de vehículos con la premisa de ser una medida de seguridad viable y válida.

Fuente: highmotor.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!