¿Te dejarías infectar por un gusano parásito por 1.200 euros? Estos estudiantes sí

Por apenas 1.000 euros, un grupo de 17 estudiantes ha puesto su salud en riesgo. Por ese dinero y como precio a pagar a cambio de hallar una vacuna que evite la esquistosomiasis, una enfermedad que padecen más de 200 millones de personas y que es causa de muerte de decenas de miles, especialmente al sur del Sáhara, en África.

La prueba está teniendo lugar en un hospital médico de los Países Bajos, el Leiden University Medical Center. Allí, cada uno de los 17 voluntarios ha sido infectado, a través de la piel, con 20 larvas de esquistosoma, el gusano parásito causante de la enfermedad. No obstante, la infección se ha llevado a cabo de una forma controlada: todas las larvas eran masculinas, por lo que los voluntarios no corren el riesgo de que el parásito se reproduzca en el interior de su organismo y, como mucho, alojarán a 20 ejemplares.

Dentro de ocho semanas, durante las cuales los estudiantes tendrán un seguimiento médico, los responsables del estudio les facilitarán el antiparasitario necesario para eliminar a sus incómodos (aunque bienvenidos) huéspedes. El objetivo, de hecho, no es poner a prueba vacuna alguna, sino que el estudio es una fase previa. Con él, se quiere comprobar si infectar a un grupo de voluntarios es una forma viable de poner a prueba futuras vacunas cuando estas estén desarrolladas. No en vano, hasta ahora se probaban en lugares del mundo donde la infección ya era una realidad, y no en pacientes que no se habían expuesto nunca a males como la esquistosomiasis.

Así, el fin de este estudio es precisamente demostrar que sería posible probar vacunas sin tener que desplazarse a otro punto del planeta en el que la enfermedad sí esté presente: si todo va bien, infectar a voluntarios como estos 17 estudiantes sería el atajo para probar medicamentos de una forma más eficiente.

Fuente: tecnoxplora

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!