El nuevo coronavirus de Wuhan “podría mutar y propagarse”

El nuevo coronavirus causante de la neumonía de Wuhan que se ha saldado hasta el momento con 17 muertos y más de 500 infectados, “podría mutar y propagarse, según ha informado este miércoles la Comisión Nacional de Sanidad de China.

“Aunque todavía falta por entender por completo la vía de transmisión del virus, existe la posibilidad de que mute y el riesgo de que tenga una mayor propagación”, ha indicado Li Bin, viceministro de la citada Comisión.

Li ha admitido esa posibilidad y ha mostrado su preocupación por el masivo movimiento de viajeros que traen aparejadas las vacaciones del Año Nuevo chino, que arrancan este viernes, pero no se dejó llevar por el alarmismo e hizo hincapié en las medidas de prevención y fiscalización que Pekín ha puesto en marcha.

Control de temperaturas a los viajeros en puertos, aeropuertos y estaciones de autobús y tren, seguimiento a quienes padecen los síntomas (fiebre, fatiga, tos seca, disnea) o designación de hospitales específicos para el tratamiento de los pacientes y el aislamiento de estos, son algunas de las medidas que las autoridades chinas están aplicando.

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha reunido este miércoles a su comité de expertos para determinar si el actual brote constituye una emergencia internacional, ha decidido retrasar su decisión al jueves para seguir analizando lo que ha definido como “una situación compleja y en evolución”. “La prioridad ahora mismo es limitar la transmisión entre humanos y prevenir su extensión internacional”, ha explicado la agencia.

El origen, en un mercado

Aunque todavía no se ha logrado dar con el origen exacto del virus, todas las hipótesis apuntan a un mercado de marisco y pescado de la ciudad de Wuhan, por lo que se ha prohibido la venta de animales vivos en la ciudad.

“Básicamente, no vayáis a Wuhan. Y quienes están en Wuhan, por favor, no salgáis de la ciudad”, ha pedido Li, en referencia a la capital de la provincia de Hubei, de 11 millones de habitantes, epicentro del brote y que ha instalado varias decenas de detectores térmicos para identificar posibles infectados, pues la fiebre es uno de los primeros síntomas.

El viceministro ha asegurado que, aunque la nueva neumonía de Wuhan está considerada una enfermedad contagiosa de tipo B, se está haciendo frente a ella con los protocolos diseñados para aquellas de tipo A, el máximo en la escala local.

Además, para ayudar a combatir el brote, la Seguridad Social china ha anunciado que los gastos médicos relacionados con el tratamiento de la nueva neumonía quedarán bajo completa cobertura de los fondos nacionales mediante un sistema de reembolso.

Contagio entre humanos

La prensa local y las redes sociales están saturadas de consejos sobre cómo prevenir contagios, como el uso de mascarillas (el aumento drástico de su uso es perceptible en las calles de Pekín), la necesidad de lavarse las menos frecuente y concienzudamente o cubrirse la boca y la nariz cada vez que se tose o estornuda.

Además, se debe evitar las aglomeraciones, ya que las autoridades sanitarias chinas han comprobado que también se contagia entre humanos, una transmisión que, creen, se produce principalmente por las vías respiratorias.

El virus está presente ya en al menos 13 provincias chinas, además de las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, que han confirmado este miércoles sus primeros casos.

Sin embargo, el jefe del Centro de Prevención y Control de Enfermedades, Gao Fu, ha destacado que, hasta el momento, no se ha detectado un “súper transmisor” del nuevo coronavirus, con capacidad para infectar a muchas personas a partir de un solo caso.

En el extranjero, por el momento se han detectado al menos 4 casos en Tailandia, y uno en Japón, Corea del Sur, Taiwán y Estados Unidos.

Ante esta situación, Rusia ha reforzado también el control sanitario en sus fronteras, a pesar de no registrarse ningún caso de coronavirus. Además, el Gobierno ruso ha asegurado que el Ministerio de Salud ha comenzado ya a desarrollar una vacuna y que está en conversaciones con científicos chinos para obtener material biológico a fin de comenzar con la inoculación.

Fuente: Fuente: rtve.es / EFE

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!