Consiguen que vuelvan a crecer nervios dañados

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh conseguido que vuelvan a crecer nervios dañados usando una guía nerviosa biodegradable, consistente en un tubo de polímero lleno de proteínas que promueven el crecimiento y que pueden regenerar largas secciones de nervios dañados sin la necesidad de trasplantar células madre o un nervio donante.

Hasta ahora, la tecnología ha sido probada en monos, según avanzan los investigadores en la revista ‘Science Translational Medicine’. “Somos los primeros en mostrar que una guía nerviosa sin células fue capaz de cerrar una gran brecha de 5 centímetros entre el muñón nervioso y su músculo objetivo –explica la autoa principal Kacey Marra, profesora de cirugía plástica en Pitt y en la facultad central del Instituto McGowan de Medicina Regenerativa–. Nuestra guía era comparable y, en algunos aspectos mejor, que un injerto nervioso”.

La mitad de los soldados estadounidenses heridos regresan a casa con heridas en los brazos y las piernas, que no están bien protegidos por la armadura corporal, lo que a menudo deriva en nervios dañados y discapacidad. Entre los civiles, los accidentes automovilísticos, los accidentes de maquinaria, el tratamiento del cáncer, la diabetes e incluso los traumatismos en el parto pueden causar daños importantes en los nervios.

Los nervios periféricos pueden volver a crecer hasta un tercio de pulgada por sí solos, pero si la sección dañada es más larga que eso, el nervio no puede encontrar su objetivo y, a menudo, ese nervio desorientado termina anudándose en una bola dolorosa llamada neuroma.

El tratamiento más común para los segmentos más largos de daño a los nervios es eliminar un nervio sensorial delgado en la parte posterior de la pierna, lo que causa entumecimiento y otras complicaciones, pero tiene menos posibilidades de perderse: se corta en tercios, se juntan las piezas y luego se cosen hasta el final del nervio motor dañado, generalmente en el brazo. Pero generalmente solo se recupera entre el 40 y el 60% de la función motora.

“Es como si estuvieras reemplazando un pedazo de linguini con un paquete de pasta de cabello de ángel –ejemplifica Marra–. Simplemente no funciona tan bien”. La guía nerviosa de Marra devolvió aproximadamente el 80% del control motor fino en los pulgares de cuatro monos, cada uno con un espacio nervioso de 5 centímetros en el antebrazo.

La guía está hecha del mismo material que las suturas solubles y está rociada de una proteína promotora del crecimiento, la misma que se entrega al cerebro en un reciente ensayo de Parkinson, que se libera lentamente en el transcurso de los meses.

El experimento tenía dos controles: un tubo de polímero vacío y un injerto de nervio. Dado que las patas de los monos son relativamente cortas, el procedimiento clínico habitual para extraer y cortar un nervio no funcionaría. Entonces, los científicos retiraron un segmento de nervio de 5 centímetros del antebrazo, lo volvieron y lo cosieron en su lugar, y estableciendo una barra alta para que la guía nerviosa coincida.

La recuperación funcional fue tan buena con la guía de Marra como con este injerto en el mejor de los casos, y la guía superó al injerto en lo que respecta a restaurar la conducción nerviosa y reponer las células de Schwann, la capa aislante alrededor de los nervios que aumenta las señales eléctricas y apoya la regeneración. En ambos escenarios, tardó un año en volver a crecer. La guía vacía tuvo un rendimiento significativamente peor en todos los sentidos.

Con estos resultados prometedores en monos, Marra quiere llevar su guía nerviosa a pacientes humanos. Actualmente está trabajando con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) en un primer ensayo clínico en humanos y está creando una nueva empresa, AxoMax Technologies Inc.

Fuente: infosalus.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!