Científicos de Harvard desarrollaron un nuevo y revolucionario tratamiento para la diabetes

Recientemente un gran grupo de investigadores pertenecientes a la Universidad de Harvard, Universidad de Missouri y el Instituto de Tecnología de Georgia desarrollaron un innovador tratamiento para la diabetes que conduce a educar al sistema inmunológico a la vez que repara la deficiencia de insulina en el organismo, lo que permite resolver la principal alteración que propicia el desarrollo de diabetes en los individuos, específicamente de diabetes tipo 1.

El estudio fue publicado en la revista ScienceAdvances el pasado 13 de mayo del 2022 y aquí te explicamos los detalles de esta especie de emboscada preparada para el sistema inmunológico que permitió tratar con éxito esta patología y obtener resultados prometedores.

¿En qué consiste esta nueva terapia?

El innovador tratamiento desarrollado por los investigadores se trata de un trasplante de células pancreáticas con un aditamento que consiste en una molécula extra permanente dirigida a contrarrestar la respuesta del sistema inmunológico, esto último es lo que permite conceder el término de pionero a esta tecnología.

Como muchos sabemos, la diabetes es una enfermedad que se presenta cuando los niveles de glucosa en sangre son muy altos derivado de una deficiencia o alteración en la producción o uso de la insulina. Esta es una hormona que produce el páncreas, específicamente en las células β de los islotes pancreáticos, y tiene la función de permitir que la glucosa proveniente de los alimentos ingrese desde la sangre a las células para usarse como energía.

Específicamente la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, lo que quiere decir que el propio sistema inmunológico reconoce como extrañas a las células β de los islotes pancreáticos que producen insulina y las ataca, impidiendo de manera crucial la producción de insulina en el organismo.

Actualmente la diabetes tipo 1 no tiene cura y el tratamiento para estos pacientes se basa en la administración de por vida de insulina mediante inyección, junto con buenos hábitos de alimentación y activación física.

Con la finalidad de encontrar otro tipo de terapia que permita reparar directamente las alteraciones que inducen la diabetes tipo 1, diversos grupos de investigadores han trabajado arduamente en el desarrollo de trasplantes de islotes pancreáticos como un tratamiento; al proporcionar al organismo nuevas células productoras de insulina, entonces se contrarrestaría la falta de esta hormona.

Sin embargo, este tratamiento sigue enfrentando un gran desafío, el sistema inmunológico. Debido a que esta patología es autoinmune, pese a que se introduzcan nuevas células β de los islotes pancreáticos estas serán reconocidas y eliminadas, dejándonos en la misma situación. Esto se ha resulto con la inmunosupresión de los pacientes que reciben el trasplante, lo que conduce a disminuir la respuesta inmunológica sobre estas células.

La problemática en este caso es que, bajo este régimen terapéutico, se debe de mantener la inmunosupresión de por vida con agentes que no solo generan una respuesta de supresión del sistema inmunológico ante las células de interés, sino para todo el organismo, además, esto propicia otras consecuencias que no son benéficas para el organismo.

Ante esto, los investigadores del estudio aquí descrito han desarrollado un trasplante de nuevas células β de los islotes pancreáticos que van acompañadas de una molécula llamada FasL en su superficie.

Lo que se intenta producir en este caso es que, cuando el sistema inmunológico intente atacar a los células β trasplantadas, estas últimas presentaran a FasL, que interaccionará con una molécula denominada Fas que se encuentra de manera natural en las células del sistema inmunológico. Esta interacción propiciará la muerte de estas últimas y, por tanto, evitará el ataque autoinmune.

Este nuevo tratamiento que educa o modula al sistema inmunológico, a la vez que instaura nuevas células productoras de insulina, ha sido realmente innovador y ha demostrado resultados de control de glucosa sostenido y una buena aceptación del trasplante en un grupo amplio de modelos animales.

Por ahora, es claro que resta seguir haciendo investigación y comprobar estos resultados en humanos junto con la evaluación de la seguridad y eficacia de este revolucionario tratamiento que ha demostrado con éxito resolver la alteración de la diabetes tipo 1.

Fuente: esdeciencia.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.