Localizados dos bombarderos B-25 desaparecidos en la II Guerra Mundial

Dos bombarderos B-25 de los Estados Unidos desaparecidos en acción en el Océano Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial, hace más de 70 años, han sido documentados en aguas de Papua Nueva Guinea.

El hallazgo corresponde a Project Recover, un equipo de científicos marinos, arqueólogos y voluntarios que han combinado esfuerzos para localizar aviones y tripulaciones desaparecidas durante la Segunda Guerra Mundial.

El bombardero B-25 es uno de los aviones más emblemáticos de aquel conflicto, donde casi 10.000 de los famosos ‘warbirds’ realizaron una variedad de misiones – desde bombardeos hasta reconocimiento fotográfico, patrullas submarinas y la incursión histórica sobre Tokio.

Papua Nueva Guinea actual fue zona de acción militar en el Pacífico desde enero de 1942 hasta el final de la guerra en agosto de 1945, con pérdidas significativas de aviones y militares, algunos de los cuales nunca han sido encontrados.

Project Recover está compuesto por científicos del Scripps Institution of Oceanography de la Universidad de California en San Diego y el Colegio de Tierra, Océano y Medio Ambiente de la Universidad de Delaware y miembros de la organización sin fines de lucro BentProp Limited. En febrero, un equipo emprendió una misión para mapear el lecho marino en busca de aviones de la Segunda Guerra Mundial, llevar a cabo una inspección arqueológica oficial de un naufragio submarino conocido de B-25 y entrevistar a ancianos en aldeas en el área inmediata.

En su búsqueda de casi 10 kilómetros cuadrados, el Proyecto Recover localizó el campo de desechos de un bombardero B-25 que había estado desaparecido más de 70 años, asociado con una tripulación de seis militares.

«La gente tiene esta imagen mental de un avión descansando intacto en el fondo del mar, pero la realidad es que la mayoría de los aviones a menudo ya estaban dañados antes de estrellarse o se rompieron tras el impacto y, después de reposar en el mar durante décadas, a menudo son irreconocibles al ojo inexperto, cubiertos en corales y otra vida marina», dijo en un comunicado Katy O’Connell, directora ejecutiva de la recuperación del proyecto. «Nuestro uso de las tecnologías avanzadas, que condujeron al descubrimiento del B-25, nos permite acelerar y mejorar el descubrimiento y la recuperación eventual de nuestros militares perdidos».

Project Recover combina datos históricos y archivísticos de múltiples fuentes para estrechar regiones de búsqueda submarina, luego examina las áreas con sonares de exploración, imágenes de alta definición, buceo avanzado y tecnologías aéreas y submarinas robóticas no tripuladas.

Además de buscar aviones desaparecidos, Project Recover también realiza estudios arqueológicos de sitios conocidos, pero aún no documentados, como el sitio de un bombardero B-25 que fue descubierto en el puerto de Madang, Papúa Nueva Guinea.

«Aunque fue bien conocido por los lugareños y entusiastas del buceo durante más de 30 años, este B-25 en particular nunca había sido oficialmente encuestado», dijo Andrew Pietruszka, un científico de Oceanografía Scripps y el arqueólogo subacuático Project Recover. De los seis tripulantes asociados con el avión, cinco sobrevivieron al choque, pero fueron hechos prisioneros por los japoneses. El otro tripulante se hundió con el avión y todavía aparece como desaparecido.

«Nuestro equipo de buceadores y científicos realiza encuestas de sitio para documentar completamente los restos, que luego pueden ser utilizados por el gobierno de los Estados Unidos para correlacionar a soldados que siguen desaparecidos en acción con el sitio de la aeronave que descubrimos y para evaluar la posible recuperación», dijo Pietruszka.

Si bien el enfoque científico de Project Recover es llevar a cabo búsquedas submarinas y encuestas, igualmente importantes son las menciones históricas de accidentes que a menudo son parte de historias locales, pasadas de una generación a otra. Mientras hablaban con los ancianos de la aldea sobre los dos casos B-25 descritos, los miembros del equipo fueron informados sobre sitios de enterramiento locales y de un avión adicional que se había estrellado en tierra.

«Cualquier hallazgo es tratado con el mayor cuidado, respeto y solemnidad», dijo O’Connell. «Todavía hay más de 73.000 militares estadounidenses desaparecidos de la Segunda Guerra Mundial, dejando a las familias con preguntas sin respuesta sobre sus seres queridos. Esperamos que nuestros esfuerzos globales puedan ayudar a cerrar y honrar el servicio de los caídos».

Fuente: Europa Press