La superficie cultivada en el mundo crece un 9 por ciento este siglo

El área total de tierra cubierta por cultivos ha aumentado desde 2003 en un 9 por ciento, o 1 millón de kilómetros cuadrados. Esa es un área del tamaño de Egipto.

La mitad de las nuevas tierras de cultivo reemplazó otra vegetación natural como pastizales o bosques. La otra mitad provino de la reforestación de tierras de cultivo abandonadas o la conversión de pastos. En el mismo periodo, la población mundial ha crecido de 6.400 a 7.700 millones de personas.

Nuevos mapas detallados del cambio global en las tierras de cultivo, que muestran la evolución entre 2003 y 2019, se basan en imágenes recopiladas por satélites Landsat y se publicaron en la revista Nature Food. Al agregar datos de la NASA sobre la productividad primaria neta de las tierras de cultivo, los investigadores también estimaron si las áreas cultivadas crecieron más o menos productivas con el tiempo. La productividad primaria neta es una medida de cuánta energía almacenan las plantas a través de la fotosíntesis.

En manos de agricultores, economistas, grupos conservacionistas y formuladores de políticas, dicha información podría facilitar el equilibrio entre las necesidades de producción de alimentos y la preservación de los ecosistemas, la protección de la biodiversidad y los esfuerzos para secuestrar carbono y frenar el cambio climático.

«La gente ha usado satélites para mapear la extensión de las tierras de cultivo antes. Lo que distingue a este esfuerzo es que estamos mostrando cambios durante un largo período de tiempo», dijo en un comunicado Peter Potapov, codirector de GLAD (Global Land Analysis & Discovery Lab) de la Universidad de Maryland y autor principal del estudio.

«También lo hacemos de manera consistente a través de las fronteras internacionales para que podamos comparar lo que está sucediendo en diferentes regiones o países de manera significativa». La mayoría de los intentos anteriores de mapear y comparar tierras agrícolas se basaron en la compilación de datos locales o regionales a través de métodos y definiciones que variaban significativamente.

Con 530.000 kilómetros cuadrados de nuevas tierras de cultivo, África agregó la mayor cantidad entre continentes. América del Sur siguió con 370.000 kilómetros cuadrados de nuevas tierras de cultivo. El suroeste de Asia y Australia experimentaron aumentos, aunque mucho más modestos.

En América del Norte, Europa y el Sudeste Asiático, el total de tierras de cultivo se mantuvo prácticamente igual. Sin embargo, algunas de estas áreas experimentaron cambios significativos en la ubicación de las tierras de cultivo.

Los investigadores notaron que Rusia comenzó a abandonar grandes cantidades de tierras de cultivo luego de la disolución de la Unión Soviética en la década de 1990, cuando el gobierno eliminó los subsidios que habían hecho posible cultivar en tierras deficientes. Los estados bálticos de Lituania, Letonia y Estonia tuvieron la experiencia opuesta. La desintegración de la Unión Soviética condujo a un gran aumento de las tierras de cultivo a medida que estos estados se integraban más a los mercados globales. El efecto dominó de esa ruptura también afectó al sector agrícola en Cuba, lo que provocó la pérdida del acceso subsidiado a combustibles y fertilizantes y una transición a un estilo de agricultura menos mecanizado que contribuyó a la reducción de tierras de cultivo con el tiempo.

Arabia Saudita vio un abandono generalizado de las tierras de cultivo por diferentes razones: la escasez de agua subterránea llevó a las autoridades a levantar los subsidios para los productores de trigo y limitar las exportaciones de trigo.

La expansión de las tierras de cultivo se ve algo diferente cuando se tienen en cuenta los cambios de población. Dado que la población mundial aumentó en más de mil millones de personas, la cantidad de tierras de cultivo por persona disminuyó levemente de 0,18 hectáreas en 2003 a 0,16 hectáreas en 2019. Asimismo, la productividad primaria neta (PPN) aumentó en un 3,5 % debido a prácticas agrícolas más intensivas.

Fuente: europapress.es