Hace dos semanas que el rover Opportunity no envía señales desde Marte

“No hemos tenido noticias del rover Opportunity durante un par de semanas”, cuenta a Inside Outer Spaceel investigador principal de la misión Mars Exploration Rovers de la NASA, Ray Arvidson. La espesa tormenta de polvo que se ha extendido desde mediados de junio por Marte mantiene en silencio al rover Opportunity, que explora en el hemisferio sur del planeta rojo desde 2004.

La reducción de energía solar absorbida por los paneles solares debido a la menor luz diurna obligó a suspender las actividades científicas, y después el rover dejo de enviar señales al control de misión en la Tierra, explica el experto, de la Universidad de Washington en Saint Louis (EE.UU.). Curiosity, el otro rover en Marte, no sufre este problema porque se alimenta con energía nuclear.

Opportunity ha estado navegando y lidiando con Marte desde que aterrizó en Meridiani Planum el 25 de enero de 2004. Pero la última imagen del rover recibida en la Tierra fue desde su cámara panorámica, durante Sol 5111, hace ya más de 20 días marcianos. Lo más probable, dicen los científicos, es que se encuentre en un modo de bajo consumo “en el que el receptor se despierta, comprueba su potencia y, si está demasiado bajo, vuelve a dormirse”, declaró Arvidson

La tormenta de polvo en Marte comenzó el 1 de junio, en el Valle de la Perseverancia, y ha alcanzado una escala planetaria, según el sitio web del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA: en pocos días llegó a cubrir un área de 18 millones de kilómetros cuadrados. Asimismo, el nivel de opacidad de la atmósfera marciana aumentó: el 10 de junio alcanzó 10.8 tau (Unidad utilizada por los astrónomos. Cuanto menor sea el número, mayor será la transparencia). La tormenta fue tan fuerte que impidió la operación del rover Opportunity, alimentado por baterías solares. Todas las operaciones científicas se suspendieron y el rover fue puesto en modo de ahorro de energía. La tormenta de polvo también ha alcanzado a Curiosity, que se encuentra en otra parte del planeta. El nivel de opacidad de la atmósfera en el área del cráter Gail, donde trabaja, alcanzó los 8 tau; este es el valor más alto en la historia de la misión. A diferencia de Opportunity, Curiosity usa un generador termoeléctrico de radioisótopos (RTG) como fuente de energía. Por lo tanto, la tormenta que ha envuelto a Marte no debería impedir la transferencia de datos a la Tierra desde allí.

Aunque ahora la tormenta se encuentra en su apogeo, “cuando amaine, Opportunity debería despertarse, decidir que tiene suficiente energía para transmitir una señal desde su antena de baja ganancia que diga ‘Estoy despierto y bien, pero volveré a dormir otra vez’. Esto debería suceder cuando pase la tormenta, hasta que decida volver al funcionamiento completo”, concluye el investigador.

Fuente: nmas1.org

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!